Seguidores

Páginas vistas en total

Mi otro blog

Espero os gusten los pequeños relatos que compartiré, así como lo que me ronde por la cabeza y me parezca importante compartir.


Ilusión

Ilusión
Que la ilusión nos acompañe todos los días del año.

jueves, 18 de junio de 2015

Tranquila, mamá.

Toses en la habitación de su madre la sacaron de su duermevela. Aguardó unos minutos calibrando el grado de ahogo y la frecuencia de los ataques. Un acceso, un suspiro hondo y otro aún más profundo que el anterior.
     Mecánicamente se levantó, se calzó las zapatillas. La temperatura se había desplomado, aunque, camino de la habitación, no era eso lo que la hacía temblar.
     Su madre seguía en la misma posición en que la había dejado al acostarla, excepto por la mano que caía descuidadamente fuera de la cama, como sin vida.
     Al encender la lamparita le descubrió un mohín, un puchero infantil, pero que resultaba grotesco en su arrugado rostro. Le acomodó la almohada y le retiró un mechón blanquecino, rebelde. Metió de nuevo su mano bajo el edredón y le secó un hilillo de saliva que se escapaba por la comisura de su torcida boca. Finalmente depositó un beso dulce y breve en la frente al tiempo que susurraba, acunándola con ternura, “tranquila mamá, estoy aquí, yo siempre te protegeré”.

     Luego regresó a su habitación luchando con los monstruos que la acechaban en el pasillo, apremiándola con susurros envolventes, para que hiciera “descansar” por fin a su madre.
 
Asun©11/06/15

Comenta aquí

jueves, 11 de junio de 2015

Noël y Natillas

   

Relato para un acto de solidaridad para salvar perritos que han sido abandonados. (El Campito) organizado por mis amigas Luz y Marina.
-*-*-*
 Noël nació un hermoso día de Navidad. Aunque sus padres estaban impacientes porque llegara, cuando lo hizo fue una sorpresa, pues le quedaban dos meses para la fecha prevista. Todos los bebés son los más bonitos, al menos para sus padres y no digamos para sus orgullosos abuelos. Pero Noël era realmente precioso. Siempre estaba tranquilo, no protestaba jamás, ni al despertarse, ni en el baño, ni siquiera cuando tenía hambre era capaz de llorar mucho. Pronto esta tranquilidad empezó a preocupar a todos, incluido su médico. Noël tenía un problema grave, vivía en su mundo, ajeno a la realidad que le rodeaba.
     Mientras Noël llegaba al mundo, en las afueras de la ciudad nacían también otros tres bebés. Estos lo hacían entre escombros y basuras. Su madre a pesar de estar escuálida sacó fuerza para asearlos con grandes lametones y abrigarlos del intenso frío con su cuerpo. Solo cuando los supo calentitos y seguros se permitió descansar un poco. Ella era una superviviente, había salido adelante después de ser abandonada cuando creció y dejó de parecer un juguete. Los cachorros heredaron su vitalidad y al cabo de unas semanas eran incontrolables y se aventuraban a salir cada vez más lejos del callejón. Sobre todo el de color vainilla que esa mañana se topó con un obstáculo inesperado, el camión de la basura.

     María, como tantos jóvenes que acababan sus estudios universitarios, no tenía trabajo. Se había graduado en Ciencias Ambientales porque estaba convencida de que nuestro planeta merecía una oportunidad para salvarse y ella se la iba a dar. De momento acababa  de encontrar un empleo relacionado con el tratamiento de residuos, aunque concretamente se encargaba de su recogida. Ese día al entrar en uno de los callejones más sucios algo se movió. Rezó para que no fuera alguno de los  roedores que eran su pesadilla. Nada más lejos de lo que realmente encontró, un cachorrito de color amarillo claro que, juguetón, lamía un envase vacío de natillas.
     Noël salía acompañado de su madre, como todas las mañanas para aprovechar el sol invernal. Se cruzó con María que regresaba de su trabajo y se paró a saludarle, no sin antes disculparse porque era consciente del olor que dejaba en ella su desagradable trabajo. Sin embargo a la madre de Noël no le importó pues apreciaba el cariño con que la muchacha mimaba al niño. Una bola peluda saltó del bolso de la muchacha y se las ingenió para colarse entre los bracitos inertes del niño. Alarmadas las dos mujeres trataron de impedirlo, pero ambas quedaron mudas al ver que Noël no solo no daba muestras de susto, sino que además sonreía, Noél sonreía y lo hacía con la mirada puesta en el cachorro, que a su vez lo observaba con curiosidad. María no tenía palabras pero la madre simplemente lloraba, aunque a la vez reía. Hasta entonces nada ni nadie habían llamado la atención del niño. La muchacha explicó que se trataba de un cachorro que encontró mientras trabajaba y que había decidido quedárselo, después de entregar a sus hermanos y madre a una asociación protectora. Le pensaba  llamar Natillas, por el color y por la forma en que lo encontró.
     Pero estaba claro que Natillas y Noël eran ya inseparables, ambos habían nacido el mismo día, a la misma hora y su destino era llegar a encontrarse.

 Asun©11/06/15

miércoles, 3 de junio de 2015

El lobo que cuidaba ovejas

 “La inquisición no tardará en llegar” Escuchó nítidamente, cómo lo decían sus alumnos ¿Eso pensaban de mi? ¡Si les consiento todo! Simples niñatos, es lo que son. ¿Acaso los he tumbado de un guantazo? Y bien que lo merecen, son ruidosos y no pierden la ocasión para reírse, como si la vida fuera una fiesta. Si los viera mi padre, ese sí que tenía buena mano, a los cinco o seis años, me cruzó la cara y me saltó un diente. No importó, fue por mi bien y solo era de leche. Inquisición, dicen. Cualquier día hago como mi viejo. A ver cómo me llaman luego.

Imagen de la red.
Asun©21 de mayo de 2015