Seguidores

Páginas vistas en total

Mi otro blog

Espero os gusten los pequeños relatos que compartiré, así como lo que me ronde por la cabeza y me parezca importante compartir.


Ilusión

Ilusión
Que la ilusión nos acompañe todos los días del año.

jueves, 27 de junio de 2013

Cuando las hermosas narices, sujetan necesarias gafas.

     Me gusta creer, que aunque voy cumpliendo años, y la cifra ya no es tan fácil de pronunciar, yo me siento llena de vida, de alegría, y cada vez más, de seguridad.

     De tal modo que me miro en el espejo, y si no me pongo las gafas, hasta me gusto.
Esto último es broma, nunca me ha gustado ver mi reflejo en los espejos. Desgraciadamente tengo bastantes complejos, y desgraciadamente creo que no son infundados.

     Pero es verdad, que sí, he ganado en seguridad. No solo al  estar más afianzada a la tierra, por el hecho de pesar unos cuantos kilos más, sino que he adquirido, o eso creo yo, cierta sensatez y confianza.

      Sin embargo, como en aquella frase hecha que siempre me hizo tanta gracia, la de que hace un día estupendo, pero seguro que viene alguien y lo jode, pues igual me pasa a mí, con esta sensación de paz conmigo misma, siempre termina viniendo alguien que  me la machaca.

      Y claro, como yo estoy tan llena de vida, tan eufórica y llena de seguridad en mí misma, voy y entro al trapo.
¿Por qué determinadas personas me sacan de mi placidez, por decirlo finamente, y hacen aflorar lo peor de mí?

     Es imposible, discuto, me empeño en defender mi postura, y sigo el juego, no razonan, pues no razono. Suben la voz, subo la voz, que si, pues yo que no.

     Y después, en frío, me veo ridícula, me arrepiento, y aún sabiendo que llevo razón, creo que no ha sido la forma de hacerlo ver. Sencillamente me puse a su altura, di el espectáculo y… si esto te ocurre en el trabajo, digamos que has cavado tu propia tumba. Porque después de mi pronto, que es una fachada, no tengo la picardía o la maldad, para rematar la jugada.

     Conclusión, me amargaron el día, o varios días. No conseguí nada, o sí, caer en desgracia.

     Y caer en la desgraciada cuenta de que cumplir años, solo ha servido para que mi nariz, tan hermosa (enorme), tenga un sentido en mi cara: el de sujetarme las gafas…




Asun®27 de junio de 2013

lunes, 17 de junio de 2013

Fallo imperdonable.

Ich machte einen unverzeihlichen Fehler, und es tut mir leid…

No es que me quiera congratular con alguna dirigente alemana, no, es que de verdad he cometido un grave error durante este mes. Y por otro lado he tenido una gran alegría,  una visita que ha venido de Alemania.

Mi pena es que no sé cómo ha podido ocurrir, pero se me ha terminado la Feria del Libro de Madrid, Y NO HE IDOOOOO

No tengo perdón, ni siquiera intentar escribirlo en alemán es suficiente penitencia.
Con lo que disfruto siempre haciéndome fotos con los escritores firmantes, y pasando calor, o a veces corriendo a refugiarme de la lluvia, que suele ser también habitual.




Pues este año nada, me he quedado désolé, absolument désolé. Sigo haciendo penitencia, ahora en francés.


And to say goodbye, a Dios pongo por testigo de  que esto no volverá a ocurrir (o eso espero).




miércoles, 12 de junio de 2013

Agua de verano.

“Hola escasos, pero escogidos amigos blogeros, hoy voy a contaros otra de las cosas que más me gusta hacer: nadar, disfrutar del agua….”

Así comenzaba hace un año una de mis primeras entradas en este blog.
Hablaba de esa afición que me estaba negada, nadar, sumergirme en el agua.

Agua de mar, salada, espesa, azulísima, brillante, fresca y acariciante a la vez.
Agua dulce, suave y cortante, rápida de ríos transparentes y limpios.
Agua clara y de cloro perfumada, días interminables de piscina, con un sol de justicia, sol de verano madrileño.

Hoy puedo augurar un verano muy diferente, me ha costado convencer a mi médico, y pasar en un mes dos veces por quirófano, pero ha merecido (creo) la pena.
Si nada se tuerce, prepárate agua de mar, espérame agua dulce, allá voy agua de cloro perfumada.

Espero no haber olvidado cómo se flotaba, como se aguantaba la respiración en un sigiloso buceo, acariciando la arena del fondo de mi playa.

Este verano, el agua, para mí no va a ser solo la que se bebe y refresca por dentro, será también la que me rodee sin límites por fuera.





Asun 12 de junio de 2013

jueves, 6 de junio de 2013

Así, mirándose al espejo.

 Este relato lo publico en el blog "Esta noche te cuento"


     Por fin había convencido a su marido para hacer algunos cambios en casa. Pequeños cambios para dar otro aire, más fresco, a su vivienda.
     Empezaron por el cuarto de baño. Por la  gran bañera, ni el matrimonio ni los hijos tomaban ya nunca un baño, una ducha rápida era su pauta. Fue sustituida por una moderna plataforma y una preciosa mampara de cristal translúcido, y el lavabo  también, por uno de cristal de alegre color malva. Un conjunto precioso, tan nuevo como elegante. Podría pasarse el día entero en ese cuarto de baño, mirándose al espejo. Porque el espejo también era nuevo.  
     No sabía por qué, pero pasaba horas mirándose. Su reflejo era perfecto. Cualquiera que fuese la ropa elegida, siempre le sentaba más que bien. Se maquillaba como siempre, pero ahora el resultado era espectacular. Sonreía y la imagen devuelta era irresistible. No había nada mejor que contemplarse, allí en el espejo.
- Buenos días agentes, no me miren así, estoy destrozado. No ha sido fácil tener que llamarles, pero era la única manera que se me ha ocurrido para sacar a mi mujer del baño, lleva dos días enteros sin salir, así, mirándose al espejo…




©Asun23 de mayo de 2013