Seguidores

Páginas vistas en total

Mi otro blog

Espero os gusten los pequeños relatos que compartiré, así como lo que me ronde por la cabeza y me parezca importante compartir.


Ilusión

Ilusión
Que la ilusión nos acompañe todos los días del año.

viernes, 27 de septiembre de 2013

Música

     Hablemos de música. Yo no puedo decir que tenga oído musical, no sabría distinguir si lo escuchado es un do, o un re, y me perdería entre bemoles, palabrita que francamente me trae a la cabeza otras imágenes (no precisamente musicales). Voz, no tengo, o mejor dicho lo que no tengo es entonación, vamos que si canto o tarareo algo es mejor que no haya nadie a mi alrededor.
     Tampoco se interpretar un pentagrama, a duras penas aprendí su significado en los años de instituto.
     Pero me resulta encantador ver el baile de redondas, blancas o negras por encima o por debajo de las cinco líneas que lo componen.
     Otras veces caprichosas se quedan entre medias, como si fueran tímidas y no quisieran pisar o manchar el escalón, que se me figura a mí que son las líneas del pentagrama.
     Estas figuras, las negras, son por fuerza coquetas, y a veces se adornan con una o varias cintas, cuyas puntas ondean por el soplo de algún viento que solo ven y sienten ellas. Se convierten así en corcheas o fusas. También bailan entre todas ellas unos alegres silencios, diferentes en duración y forma, según a quien acompañen.
     En fin a pesar de mi ignorancia musical, lo cierto es que disfruto y vivo la música con gran pasión.
Me emociona. Me traspasa, y me transporta.
    Me hace viajar más rápido que los aviones, barcos o trenes. Río, lloro, cambio de humor y es la mejor compañera de tardes de paseo. Me aligera los  trabajos pesados, y me trae a la memoria los días felices. Y los más tristes también. Porque todos los acontecimientos de mi vida van asociados a ella, a músicas y canciones.
     En ese baúl imaginario donde voy guardando todo lo importante de mi vida, estas músicas y canciones son el terciopelo que forra sus paredes y suelo.
     De modo que cual caja de música, suenan siempre que con motivo o sin él, lo abro para hacer inventario de mis tesoros.

§§§§§





Asun©27 de septiembre de 2013

sábado, 21 de septiembre de 2013

Premio "Franklin D. Rooseevelt International Disability Rights"


Hoy voy a presumir un poquito de mi trabajo. O de algo relacionado, un poquito, con él.
Los que me habéis leído en más de una ocasión, sabréis que tengo una debilidad, y que de una manera u otra acaba saliendo a relucir en casi todo lo que escribo o hago.
Se trata del mundo de la discapacidad. 
Y es que si para el común de los mortales sobrevivir en nuestra sociedad es complicado, para este colectivo suele serlo aún más. Porque hechos tan corrientes como levantarse, caminar, escuchar, observar, respirar, hablar, mantener la atención, leer, o incluso tareas tan personales como vestirse o asearse, están vetadas para ellos (nosotros).
Y a pesar de ello lo hacen, ganando día a día esa carrera de fondo que supone adaptar sus diferentes capacidades a lo que se entiende por normalidad.
 Los que por unas causas u otras estamos en contacto real con este mundo, pensamos que hay mucho por hacer. Y sabemos que las crisis afectan siempre  más al más débil, y que los gobiernos  no ponen lo que deberían para atender tan graves necesidades. 
Aún así, España parece que no lo estará haciendo tan mal, puesto que ha recibido este premio:

Premio "Franklin D. Rooseevelt International Disability Rights" 

Su Majestad  la Reina, presidenta de honor del Consejo del Real Patronato de la Discapacidad, ha recibido el galardón en la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, el 9 de Septiembre de 2013


Se trata de algo parecido a los Nobel de la Discapacidad y supone un reconocimiento a un miembro de las Naciones Unidas que haya destacado en esta materia.
Hay que señalar que España fue el primer país del Grupo de Europa Occidental y el segundo en el mundo en ratificar la Convención de Naciones Unidas sobre Derechos de las Personas con Discapacidad. 
Y que actualmente se trabaja en un proyecto normativo de gran importancia, la Ley General de derechos de las personas con Discapacidad y de su inclusión social. 

Debemos tener confianza y esperar que estos pasos conduzcan a una mayor integración y a una mejor atención por parte de los poderes públicos, a todas estas personas, que como he dicho en muchas ocasiones no son tan diferentes, simplemente tienen (tenemos) diferentes capacidades.
Muchas personas trabajamos día a día para que ellos (nosotros) estén debidamente atendidos y todos tengan la oportunidad de ser independientes, autónomos y tener una vida plena.




Asun©20 de septiembre de 2013

lunes, 9 de septiembre de 2013

Feliz Otoño Nuevo

Muchas veces he pensado que el año debería comenzar en septiembre.
Pues sí, otra de mis raras reflexiones. Pero esperar a leer mis razones, y al final puede que no os resulte tan extraño.

 Septiembre supone una vuelta, volvemos de un período amable, de un largo y perezoso verano. La canícula trae consigo un paréntesis en nuestras vidas. Ese calor que invita a dejarlo todo, a adormecerse en una siesta infinita. A disfrutar de refrescos y refrescantes baños al aire libre, bien en el mar, bien en la montaña o en urbanas piscinas. Vivimos de puertas afuera, en las calles, parques o paseos, porque los días son casi eternos, igualan o superan a las noches en horas de luz, y flota en el aire ese aroma de felicidad despreocupada.
Y aproximadamente a mediados de septiembre se produce un shok una ruptura. El tiempo cambia, no en vano el día 21 comienza el otoño. Los niños vuelven a la escuela, y lo que se gana en tranquilidad, se pierde en economía. Porque la tan traída y lleva “cuesta de enero”, no tiene nada que envidiar a esta cuesta de septiembre. Además no son solo los gastos escolares, a veces suben también precios de otros productos.
Y es también comienzo de nuevas etapas, nuevos cursos, nuevas colecciones de todo tipo, nuevas visitas a los gimnasios y recuperación de hábitos que se relajaron en el estío.
Es época de reencuentros con compañeros de trabajo, y relaciones amistosas y familiares, que quedaron en compás de espera en beneficio de otros nuevos conocimientos que se hacen en los viajes que propicia el buen tiempo y el relajo vacacional.
Tal es el cambio que se avecina, que como pieza visible, renovamos hasta el vestuario, aprovechando que cambiamos de estación, y casi convendría más ahora la famosa frase de Año Nuevo, vida nueva.
Quizá esta creencia mía de que el año debería empezar en septiembre y no en enero, habría que buscarla en mis orígenes, quizá tengo ascendencia francesa, y más concretamente de cierta revolución, esa de 1789.

Eugéne Delacroix, “La Libertad guiando al Pueblo”. Óleo sobre tela, 1830 

Porque aquellos republicanos franceses debían estar algo de acuerdo con mis apreciaciones, pero con un par de siglos largos de antelación. Ellos propusieron y aceptaron un calendario revolucionario en el que el año comenzaba el 22 de septiembre, coincidiendo con el equinoccio de otoño. En él los meses también tenían otros nombres, un tanto pintorescos:
Otoño : Vendémiaire, Brumaire , Frimaire
Invierno: Nivôse, Pluviôse, Ventôse
Primavera: Germinal, Floréal, Prairial
Verano: Messidor, Thermidor, Fructidor
Así pues y resumiendo, no me queda más que desearos un feliz …otoño nuevo.

Asun ©9 de septiembre de 2013

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Iluminando el futuro, Madrid 2020

Madrid candidata eterna a organizar unos Juegos Olímpicos.
Me lleva a recordar una frase que venía a decir algo así como que lo bonito de escalar una montaña no está en llegar a la cima sino en la propia escalada. A ver si lo más bonito de esta ilusión (y lucha) por conseguir los juegos, va a estar en el intento en sí.
Porque llevamos más de una década intentando conseguirlo. A mi particularmente me hizo gracia la primera vez, aquella en la que el logo oficial de la candidatura era un polvorón.

¿Qué no era un polvorón?, Por su puesto que lo era. Era un polvorón de los del pueblo de mi madre, un polvorón de Alcohujate.
En el pueblo de mi madre hacen un dulce al que llaman polvorón y se trata de una especie de galleta con forma de S, igual, igual al logo que eligieron para los juegos de Madrid 2012. Además como vivo muy cerquita del Estadio de la Comunidad de Madrid, (La Peineta), todos los días veía aquel polvorón en el centro de la plaza de Grecia, entre olivos. Hasta estuve a punto de enviar a D. Alberto Ruíz Gallardón, alcalde por entonces, una cajita con una muestra de estos dulces, y de paso a ver si los proclamaba dulce oficial de la campaña, y algo hubiéramos sacado en limpio.
Porque lo único que sacamos de aquellos días fue que el Estadio de la Peineta quedó clausurado e inservible y hasta entonces funcionaba como un polideportivo y abría sus puertas para ejercer lo propio, el deporte.
Eso trajo aquella fallida candidatura: que empezaran unas obras “fantasma” de acondicionamiento de la sede olímpica. Fantasma porque nunca se han acabado, y estadio y alrededores son una escombrera.
Después vino la candidatura de 2016
.

Una mano muy colorida fue su logo. Pero lo que más me gustó fue el cartel, nuevamente en la plaza de Grecia. “Tengo una corazonada”,


Pues yo tenía una certeza.
Y se cumplió, dice mi madre que soy vidente, pero no, yo soy evidente. Porque estaba claro que no nos iban a dar las olimpiadas, y que mi querido estadio seguiría cerrado y sus alrededores abandonados. Y eso que está muy bien comunicado. Nuestro alcalde, que seguía siendo Alberto RG, nos puso una estación de metro, “Estadio Olímpico”, la cual está olímpicamente desaprovechada en medio del campo.


Y hoy estamos en la cuenta atrás, quedan tres días para saber si de nuevo nos vamos a quedar con las ganas de ser olímpicos, y veremos como pasan olímpicamente de nosotros.
Ahora las palabras que acompañan al logo son “iluminando el futuro”.
 Personalmente no me ilusiona en absoluto esta candidatura. Pero voy a rezar para que en el caso de ser elegidos, alguien ilumine a nuestros gobernantes (incluida esa alcaldesa que nos colocaron sin haberla elegido). Y que los ilumine para que piensen en el bien de los deportistas, nuestros jóvenes que son nuestro orgullo y futuro. Y piensen en el resto de ciudadanos, y no nos arruinen más de lo que estamos.
Y ya puestos a ser videntes o evidentes, ruego que no nos despertemos cualquier día dentro de unos años con titulares en todos los medios hablando de los escándalos y corrupción de los JJOO de Madrid 2020.



Asun©4 de septiembre de 2013