Seguidores

Páginas vistas en total

Mi otro blog

Espero os gusten los pequeños relatos que compartiré, así como lo que me ronde por la cabeza y me parezca importante compartir.


Ilusión

Ilusión
Que la ilusión nos acompañe todos los días del año.

sábado, 31 de mayo de 2014

Os recomiendo ENTRE LA LLUVIA (ALBERTO PASAMONTES)

ENTRE LA LLUVIA (ALBERTO PASAMONTES)

Ediciones Beta 
Enlace de la web de Alberto 

Este es uno de los que  estoy orgullosa, porque es de un amigo de letras. Lo conocí porque coincidimos escribiendo y leyendo en un foro. Y luego en persona porque nos unió otra amiga escritora del otro lado del Atlántico, y de la que ya añadiré la reseña correspondiente a su libro de poemas, en cuanto lo tenga en mis manos.
Pero a lo que vamos. Entre la lluvia. Primera novela de Alberto Pasamontes, género negro, al parecer su preferido. Foto de la portada de él mismo, y muy buena por cierto.
La novela se desliza ante nuestros ojos casi sin darnos cuenta, sin tener la sensación de estar "enganchado", lo cierto es que no puedes dejar de leer. Y al final, como es de ley, todo cuadra y solo hay un problemilla, se te ha hecho corta.
La recomiendo abiertamente, está claro que Alberto puede hacerse un hueco en el panorama literario actual.
Alberto estará firmando en la Feria del Libro de Madrid el próximo día 15.
Felicidades Alberto Pasamontes!!!

miércoles, 21 de mayo de 2014

Alba del Alba

Niña inesperada

princesa querida,

Alba del alba,

amanecer en mi vida.



Para ti mis noches,

por ti mis días,

Alba del alba,

sin ti mi vida, ya no es vida.



Juegas con estrellas,

hablas con margaritas,

Alba del alba,

vives tu mundo de fantasía.



Aprendes, piensas, miras,

mas aunque crezcas,

Alba del alba,

siempre serás mi niña.





Asun© 4 de septiembre de 2012

miércoles, 7 de mayo de 2014

El refugio

— Bienvenida, esta es tu casa.
Las mujeres se hicieron a un lado y a otro, dejando un pasillo por el que Helena avanzaba tímidamente.

Todas ellas se reconocieron en esos pasos cortos, en su cabeza baja y en su mirada vacía.

El silencio pesaba como losa lapidaria. Pero el nudo que apretaba sus gargantas era demasiado fuerte y simplemente acercaron sus manos con caricias breves, aunque llenas de fuerza.

Cerró la puerta tras de sí y se tendió en la cama. Poco a poco la oscuridad se adueñó de la habitación. Unos golpes en la puerta, se estremeció, alguien preguntaba si podía entrar. No contestó, quería hacerlo, pero al abrir la boca solo salió un gemido y sus ojos dejaron escapar el torrente que llevaban años conteniendo. El gemido fue sollozo y el sollozo llanto y el llanto dolor. Dolía mucho, más que las palizas, más que los insultos y tanto como el miedo.

Desde afuera sus compañeras respetaron ese dolor y su soledad.

Sintió una tibieza y una paz extrañas. Abrió los ojos. Un rayo de sol. Jugó con él entre sus dedos, mientras recordaba donde estaba.


La isla de las mujeres, el refugio.

                       -*-*-*-*-












Asun©5 de mayo de 2014

lunes, 5 de mayo de 2014

El viejo y el mar


l viejo seguía pescando.
Desde que había descubierto su vocación tardía, no quería hacer otra cosa. De nada servían las palabras de sus hijos, ni los consejos de los médicos. Pero comer solo lo que pescaba suponía no estar bien alimentado, e invertir tantas horas sentado en esa absurda tarea, estaba acabando por anular sus piernas.
La pequeña comitiva caminaba con paso decidido por la residencia de ancianos. La formaban dos médicos, tres enfermeras, los dos hijos y los hijos de estos, nietos del anciano.
Ya  en el comedor se acercaron a él. Allí estaba, con su plato de sopa,  pescando fideos, uno por uno. Llevaba ya dos horas en la faena, había pescado 25. Todo un récord, dado su avanzado parkinson. Ayer en todo el día consiguió 30. Los cuales tenía convenientemente dispuestos en una servilleta de papel con la fecha. Eran sus trofeos.
Al verlos entrar se alegró mucho y les mostró orgulloso el ejemplar tan grande que acababa de sacar del amarillento océano de caldo.


— Llegáis justo a tiempo, venga hacedme una foto.
Orgulloso, cogió el trocito de pasta con sus dedos, lo puso a la altura de su cara y sonrió para inmortalizar el momento.







Asun©14 de abril de 2014