Seguidores

Páginas vistas en total

Mi otro blog

Espero os gusten los pequeños relatos que compartiré, así como lo que me ronde por la cabeza y me parezca importante compartir.


Ilusión

Ilusión
Que la ilusión nos acompañe todos los días del año.

jueves, 20 de octubre de 2016

De haciendas y pelotas.

La bola cayó con un golpe seco en medio del corral. Marcelina la recogió y con picardía la metió en su delantal, mientras maquinalmente ahuecaba con gracia su ondulado cabello castaño. Sabía que no tardaría en aparecer uno de los mozos buscándola para proseguir el juego en el frontón. Tuvo suerte porque fue Abdón quien venía, sudoroso y jadeante. Sus miradas, negra noche la de él,  suave amanecer la de ella, se encontraron quedando ambos mudos durante un instante infinito.
— ¿No habrás visto una pelota?
—Pues No. Pero podrías pasarte luego, por si apareciera.
Continuaba con sus quehaceres cuando Antonio, el de la hacienda más rica del pueblo, la llamó. Volvió con desgana sobre sus pasos. Él azorado y compungido, con apariencia aún más boba de lo habitual, le dijo:
—Marcelina, yo… mi madre… no podemos volver a vernos.
—Antoñito no te preocupes tanto, ¿quién te había dicho que tenía yo intención de volver a verte? ni a ti, ni a tu madre, ni a nadie de tu familia.
Se dio media vuelta, la cabeza alta sostenida por la rabia y una ilusión creciendo en su interior, al acariciar la pelota de cuero que todavía escondía en el bolsillo.




 Relato para Esta Noche te Cuento
Puedes comentar también A Q U Ï

martes, 11 de octubre de 2016

Absurdo test


 Poco antes de que los domingos fueran amargos, había hecho uno de esos test absurdos que pretenden desvelar la mucha o poca complicidad que tienes con tu pareja. El resultado fue que prácticamente éramos dos desconocidos.
      Reí para mis adentros. No salía de mi asombro, me instaban incluso a estar vigilante, tu pareja puede tener “otro interés”, has descuidado irreparablemente tu relación…Cuánta gracia me hacía, quise comentarlo a mi mujer, pero recordé que era lunes y quedaba con sus amigas. Mañana, me dije, pero los martes gimnasio, miércoles cena de trabajo, jueves visita a su madre, viernes peluquería, sábado compras...Entonces me pregunté ¿desde cuándo no veía a mi mujer.

Asun®29/09/2016
 

Imagen tomada de la red