Seguidores

Páginas vistas en total

Mi otro blog

Espero os gusten los pequeños relatos que compartiré, así como lo que me ronde por la cabeza y me parezca importante compartir.


Ilusión

Ilusión
Que la ilusión nos acompañe todos los días del año.

sábado, 28 de mayo de 2016

Liberty

¿Mami, por qué soy negra? La niña era demasiado pequeña para preguntar eso, pero ella sintió que había llegado el momento de las explicaciones. Procuró calmarse, tomó su manita de dedos finos y perfectos y se acomodaron en el sillón de leer cuentos. Aunque las palabras se le ahogaban en la garganta, como tantos en aquellas aguas salvajes, comenzó el relato de una princesa, su valiente madre y su hada salvadora.
“Erase un país muy lejano al otro lado del mar, donde una dulce madre trajo al mundo a la más bonita de las niñas, de brillante piel caoba y preciosos ojos profundos. En su aldea una terrible sequía había caído como una maldición y sin agua todo carecía de vida. Muchos de sus habitantes embarcaban en busca de un futuro mejor en el país de los blancos. Desesperada la mamá envolvió a su hija en su única manta y subió a una barca demasiado frágil, en un mar demasiado bravo. Volcaron. Días después llegaron a una playa, la favorita de una joven, que las encontró.
La madre exhausta le entregó a su niña antes de cerrar los ojos para siempre diciéndole: “Tú serás la mamá de Liberty. ¿Sí?”

— Si.

Relato para Esta Noche Te Cuento, puedes comentar AQUÍ
Asun©27 de mayo de 2016

martes, 24 de mayo de 2016

El caso del japonés desaparecido

     
     En esa casa no vive Mizuki Tanaka, dijo el joven policía que me interrogaba ¿Cómo que no? Repliqué desesperada. De hecho, explicó, no vive nadie, está abandonada. No puede ser, yo vivo allí con Mizuki, pregunten a los vecinos. El agente aseguró que ya lo había hecho y nadie nos conocía. Pero yo dejé a Mizuki perfectamente cuando me fui a trabajar. Imposible usted actualmente no tiene ningún empleo. ¿Qué?
     Las paredes del cuarto de interrogatorios parecieron comprimirse hasta aprisionarme. Vi mi reflejo en el espejo frontal. Grité. Estaba empapada de sangre, sujetaba en mis manos la fotografía de aquel seductor japonés.  Un alfiler atravesaba su corazón.


Asun©19 de mayo de 2016
Imagen cogida de la red.