Seguidores

Páginas vistas en total

Mi otro blog

Espero os gusten los pequeños relatos que compartiré, así como lo que me ronde por la cabeza y me parezca importante compartir.


Ilusión

Ilusión
Que la ilusión nos acompañe todos los días del año.

viernes, 28 de febrero de 2014

¡Este sí que es mi chico!

Ya no cabe duda, este es nuestro chico. El que lo puede conseguir todo y nos lo está demostrando.
¿De quién hablo? Pues claro, de Iván.
Si os emocionó leer mi felicitación hace unos días, hoy podéis volver a ello, a emocionaros y a alegraros con él y por él.
En la prueba que tuvo que pasar para la escuela de baile, la de teoría, ha habido 4 sobresalientes. Adivinar a quién pertenece uno de ellos.
Así que lo puedo decir más alto, pero no más claro:

¡E                                    
    S                                 
       T                                      O!
          E                              C
                 ES                 I      
                      MI       H

                              C

lunes, 24 de febrero de 2014

Isabel, se escribe con i de re i na

Isabel sabía desde siempre que tenía nombre de Reina.
En el cole están aprendiendo las vocales, que son las principales letras, o algo así.
Hoy han jugado con la I.
Mayúscula: I
Minúscula: i
Le ha gustado mucho, pues es por la que comienza su nombre. Y estaba deseando llegar a casa y comerse la merienda para escribir muchas veces su nombre y esa letra tan bonita: i y jugando, jugando se dio cuenta de que:

— Es la más Importante.
— La más Inteligente.
— La que está llena de Ilusión.
— La que más usa la Imaginación.
— La dueña de todos los Inventos

Isabel!
Su mamá viene a buscarla y trae algo en la mano.
—Casi se me olvida, tienes una invitación.
— ¿invitación?, con ¿I?
— Si claro, se escribe con I. Es de tu amiga Iría, celebra su cumpleaños.
— Yupiiiiiiii
Y pensó que usaría su imaginación para inventar un regalo inteligente, que a su amiga le haría muuuucha ilusión.


Asun© 24 de febrero de 2014

domingo, 16 de febrero de 2014

Eva, empieza por E.

   
Eva estaba aprendiendo a escribir. Ya sabía que su nombre empezaba por E.
Esa noche en la cama, pensaba que la letra E le parecía muy bonita. Como decía su madre de las señoras de la tele que más le gustaban, era muy esbelta y elegante. De una letra E empezó a moverse, saltó y la saludó.
— Hola Eva.
— ¿Hola?
— Si soy yo la letra E, no te asustes. Estoy cansada de trabajar tanto, siempre formando palabras. Me parece que me voy a ir de vacaciones.
— Pero… tú no puedes irte, las letras no tienen, no tienen…
— ¿no tenemos derecho?
La letra E estaba muy enfadada, pero Eva no quería que se fuera.
— Claro que puedes descansar, pero si te vas ¿cómo voy a escribir mi nombre? Y qué va a ser de las Estrellas, y de los Elefantes, y de mi amigo Enrique, que solo quiere jugar al Escondite, y de los espejos, y de las escobas y de los escudos y las espadas.
— Vaya, parece que soy muy importante.
— Claro entonces te quedas?

Entonces… ¡Si! Querida Eva.




Asun©16 de febrero de 2014

lunes, 10 de febrero de 2014

Alba, escribe su nombre.

Alba adoraba su nombre.

Alba también adoraba ser la más adelantada en todas las actividades. Asegura que esto es porque  su nombre empieza por A, que es la primera letra y por eso es la primera que se aprende.
Además ella era alta, alegre, amable y tiene el pelo amarillo.
¿que no sabes qué cosas le gustan más a Alba?

–El Aire: Porque se lleva el mal humor. Cuando no hay aire, lo inventa ella misma con su inseparable abanico.

– Los Animales, entre ellos, las aves con sus hermosas alas, quizá la inviten a volar con ellas por las alturas.

–Las Abejas, por lo trabajadoras y el alboroto que forman cuando aparecen.

– El Amanecer y el Anochecer. Nunca falta a su cita con ellos, aunque le pillan casi siempre adormecida.

– Los Años, bueno sobre todo cumplirlos, por los regalos y la alegría de invitar a sus amigos.

Así es Alba, que ya sabe escribir su nombre, y está ¡encantada!




Asun  ®6 de Febrero de 2014

sábado, 1 de febrero de 2014

¡¡¡¡ FELICIDADES IVÁN !!!!

Hace más el que quiere que el que puede.
Bonitas palabras que yo no creía.
Hoy tengo delante la prueba de que la voluntad y el esfuerzo, puede casi mover montañas, y seguro alcanzar sus cimas.
No hablo de escaladores, no. Más bien de bailarines, o de uno en particular. Desde niño demostró un gran sentido de ritmo. Luego esto se convirtió en una diversión y una ocupación, a caballo entre una solución en esa búsqueda de terapias y el simple entretenimiento.

 Ocio y necesidad. Niños especiales, diferentes. Pero niños reales, niños para toda la vida, aunque vayan cumpliendo años. Niños aceptados en nuestro mundo (gracias a Dios), pero ¿integrados en nuestra sociedad? No tanto, porque ellos no pueden hacer frente a la vida en condiciones de igualdad, porque su realidad es diferente.

Por ello tengo que destacar el valor de mi protagonista, ha encontrado en el baile su leitmotiv, su razón y su meta. Pero él es diferente, su cuerpo es disciplinado y tiene condiciones innatas para destacar en la danza, amén de una fuerza de voluntad de hierro. Un incansable impulso le lleva a esforzarse a levantar esa pierna un poco más, a estirar su columna hasta casi el límite posible, y a repetir figuras cada vez con un poquito más de perfección.

Una delicia y a la vez un sufrimiento verle evolucionar y entrenar. Pero ante todo un orgullo.
Orgullo de padres, orgullo de familiares, orgullo de amigos, y orgullo de cualquiera que aún no conociéndole de antes le vea bailar, o simplemente se acerque a conversar con él. Conversar, hacerlo con él es otra cosa, es casi una aventura, te contagiará el entusiasmo por todo, te hará sin remedio reír, terminará abrazándote o dándote un beso, y quedarás rendido a sus pies, pensando que has estado con un ser extraordinario. Un sabio o un ángel, o simplemente alguien que sabe de verdad lo que es vivir.

Pero su cabeza no está amueblada como las del resto, tiene una habitación vacía, la de su memoria. Lo que aprende hoy, lo olvida mañana, alguien le roba lo que con tanto esfuerzo él guarda en ese cuarto. Y al día siguiente la habitación vuelve a estar vacía.
Ahora quiere  seguir adelante en su formación, que ya no es un simple entretenimiento, sino que quiere ser su carrera, su ocupación en la vida. Y quiere llegar a ser bailarín, con su titulo y para ello practica y entrena a diario.

Pero los bailarines también estudian y él ha tenido que hacer una prueba, un examen teórico, él lo dice con orgullo: se llama teoooorico, y todos sufrimos, porque ¿logrará memorizar lo necesario?
Pues lo logró, o al menos lo ha intentado, aún no sabemos los resultados, pero ha trabajado duro. Días de machacar y días de desesperación al ver que todo se revuelve: irónicamente lo aprendido baila en su cabeza y se mezcla, las fechas se confunden o simplemente no queda rastro de ellas en su cerebro. Pero finalmente hizo la prueba y parece que no tan mal.

Esperamos que la haya superado y en cualquier caso no podemos más que decir:

¡ FELICIDADES IVÁN !

Y dar gracias infinitas por tener la suerte de tenerte en nuestra familia y de que tú nos quieras tanto.

Asun©1 de febrero de 2014