Seguidores

Páginas vistas en total

Mi otro blog

Espero os gusten los pequeños relatos que compartiré, así como lo que me ronde por la cabeza y me parezca importante compartir.


Ilusión

Ilusión
Que la ilusión nos acompañe todos los días del año.

viernes, 21 de diciembre de 2012

Otra vez Navidad, otra vez la loteria.



Otra vez navidad, otra vez la lotería. Día 22 de diciembre y todos, porque no me creo que en España haya alguien que no lo piense, todos a pensar qué haríamos si nos tocara “el gordo”. Ese premio redondo, porque redondas son las bolas donde viene escrito y gordo, porque está relleno.

Aunque es sabido que suele estar más relleno de ilusiones que de billetes. Sobre todo porque, al menos en mi caso, lo invertido no puede traducirse en grandes cantidades, ya que lo que toca es lo que es, no aumenta ni disminuye. A tal cantidad le corresponde tal otra cantidad.
Pero esta noche, si no alguna más, nos dormiremos pensando en el reparto de esa supuesta fortuna.
En mi caso, no tiene mucho misterio, tengo dos hijos, pues lo típico, para ayudarles. Dar un empujoncito al mayor, que haciendo esfuerzos sobrehumanos se compró un piso y hace malabares para pagarlo. Y otra ayudita a mi niña, que este año ha pagado casi el doble de matrícula universitaria, gracias a nuestros maravillosos políticos, que ellos sabrán en que se han fundido el dinero público.
Y otro poquito, lo que quede, para mi marido y para mí, que empezamos a tener una edad en la que el futuro está a la vuelta de la esquina, tanto que casi en vez de futuro parece pasado.
Y si no, pues caeremos en el tópicazo del momento, lo importante es la salud, lo que me recuerda que en ese tema ando un poquito regular.
Bueno lo digo con la boca pequeña, no pido nada más, no me quejo en absoluto, con lotería o sin ella, mi vida es maravillosa.

Asun® 21 de diciembre de 2012





jueves, 13 de diciembre de 2012

Feliz Navidad!!!!!!!!


                                        D    y 
                               A                  U
F                          D                        n
  e                      I                        M
     L               V                     á
         i          a                G
           Z   N              i
                                     C
                                          o               3
                                               2     1
                                                  0

        

viernes, 7 de diciembre de 2012

Un paseo "constitucional/navideño"


De nuevo estamos en diciembre, y de nuevo a las puertas de la navidad. Hoy como ha sido festivo, es día 6 de diciembre, día en que celebramos la conmemoración del referéndum constitucional de 1978, en el que se aprobó la actual constitución, en vigor desde entonces.
     Sin entrar a cuestionar su importancia, y su vigencia, y si se respetan sus dictados, lo único cierto es que hoy algunos no hemos tenido que trabajar.
Yo he aprovechado el día para pasear por mi ciudad, que ya sabéis que es Madrid, y en su corazón, La Puerta del Sol, ya está instalado el árbol de Navidad. Y en la maravillosa Plaza Mayor, ya tenemos los puestecillos donde encontrar todo lo necesario para adornar nuestros hogares o adornarnos a nosotros mismos.
    Luego nada mejor que darse una vuelta por el Mercado de San Miguel, y tomar un aperitivo, en mi caso unas cortezas de cerdo, bien sabrosas y una cervecita fresquita. Después imposible resistirse a comer un bocadillo de calamares, aunque lo hemos tenido que comer en la calle, ya que había mucha gente, la mayoría turistas.
    Y como no volver de nuevo en la Puerta del Sol comiendo un pastel de nuestra famosa Mallorquina. Delicioso chocolate, en todas sus variedades, un verdadero placer, del que quizá nos arrepintamos al subirnos a la báscula…
     Después para terminar nos acercarnos al Palacio Real, y contemplamos una vez más nuestra catedral de la Almudena.
     En este punto y como diciembre en Madrid es frío, frío, nos tomamos un café, que nos hace recuperar temperatura, por fuera calentando nuestras manos, y por dentro sintiendo su reconfortante sabor en nuestras gargantas.
     Y con la noche ya envolviendo todo, cogemos el metro en La Latina, para dar por terminado nuestro día festivo, que de momento es casi lo único que podemos agradecer a nuestra magnífica pero cansada Constitución.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Casual encuentro (¿a quien no le ha sucedido?)


- Hola…
 Te saludo pensando en aquellas noches pasadas en blanco y días tan negros, muriendo por tu indiferencia.
Y veinte años después, yo más fresca que una lechuga, y tú con esa carita de acelga. Dios, ¡qué mala es la edad!, aunque creo que tenemos la misma.
- Oye, de verdad, me encanta volver a verte, estás genial, pero…tengo un poquiiito de prisa…


Asun© 2012-11-16

jueves, 8 de noviembre de 2012

Mi cumpleaños.

Ayer, como viene pasando cada 7 de noviembre, desde el año 19…. Fue mi cumpleaños. Ya sé que no es nada original decir que desde hace algunos años, esta fecha  da la impresión de llegar sin que hayan transcurrido los doce meses de rigor, desde el anterior 7 de noviembre.
Me asusta un poco el futuro. No por lo que me depare, pues es natural sentir algo de temor por lo que está por llegar, pero no es esto lo que más miedo me da. Lo que de verdad me asusta es el pasado.
Siento verdadero horror a perder mi pasado, a que se me hunda en alguna laguna de mi memoria, a que se me esconda en algún pliegue, entre una de esas arruguitas que forman mi masa cerebral.
Porque si algún día de mí pasado se queda olvidado en uno de esos rincones, será como si ese   momento no se hubiera vivido.

Y no dejo de pensar, ¿cómo fue mi último cumpleaños?, ¿qué hice ese día? ¿Cuántas personas me felicitaron?

Asun 8 de noviembre de 2012





sábado, 3 de noviembre de 2012

El llanto


El pequeño haz de luz que se colaba por la rendija de la puerta, deslumbraba más que nunca el interior del sótano.
Aunque alumbraba el mismo trocito de pared de siempre, hoy no era el mismo, era un inmenso rectángulo vacío.
Y el vacío era tan grande, que por primera vez deseó ser otra cosa distinta a lo que era. Ya no quería ser la orgullosa copia de un cuadro. Pintado por no se sabe quién, y no se sabe cuándo, ni dónde.
Ahora hubiera querido tener ojos, para cerrarlos y no ver ese lugar donde antes descansaba, tranquila y feliz, su compañera. Esa otra copia. Su preciosa sonrisa ya no se dirigiría hacia él, como cada día desde hacía tantos años. Y aunque no tenía ojos, no podía dejar de llorar, desde que aquellos hombres extraños se la robaron.
-.-.-.-.

-Aquí está otra vez este pequeño charco. Hemos revisado todo, no sé de dónde demonios puede salir, no hay humedades, ni tuberías, la temperatura es constante, y las paredes no han sufrido ningún desperfecto en su tratamiento aislante para no dañar a los cuadros. Y lo curioso es que lo que  parece gotear es este cuadro.

Los empleados del museo del Prado, revisaban aquella parte del sótano, de donde hacía unos meses habían trasladado el lienzo de la Gioconda española.



Asun®  3 de noviembre de 2012

viernes, 2 de noviembre de 2012

Otra de mis aficiones: pintar.



Pintar es otra de mis aficiones, siempre me gustó dibujar, pero desde que tenía 16 o 17 años, no lo había vuelto a hacer. Parece mentira cómo algo con lo que de verdad disfrutas, se puede quedar como olvidado en algún rincón de ti. Hasta que un día lo recuperas. Y lo vuelves a hacer. 
Así me ocurrió a mi inesperadamente, hace poco, una circunstancia poco agradable de mi vida, me hizo tener por delante un tiempo libre y que al principio estaba vacío, hasta que lo empecé a llenar con las cosas que había dejado de hacer durante tantos años.
Hoy estaba poniendo un poco de orden en los archivos de mi ordenador, y entre ellos el de "mi galería de cuadros", aún no había incluido el último que pinté. Se trata de una copia de un cuadro de un autor japonés.
Anteriormente había pintado otros referentes a la cultura griega, y a la egipcia, por ello en este caso escogía algo oriental.
El valor que tienen mis cuadros es mucho, aunque sólo para mi, y se trata de lo que me hacen sentir mientras los pinto, y es que me relaja tanto, que puedo olvidar casi cualquier preocupación que tenga en ese momento.
Os dejo la imagen del cuadro en cuestión. 
 
Solo decir que se trata de óleo sobre lienzo.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Misión Cumplida



Amigos, tengo que deciros que por fin hice mi curso de lengua de signos, aunque no era solo eso. Ha sido mucho más, y mucho menos también.
     Mucho más porque he aprendido que el mundo sin sonido, es bastante complicado. Sobre todo si no se tiene lenguaje, ya que es muy difícil alcanzar un desarrollo personal y adquirir conocimientos sin poder estructurar el pensamiento con él.
     Pensar por un momento cualquier cosa, sin hacerlo conscientemente, pensamos con palabras, y cuanto más rico es nuestro lenguaje, mejor podemos describir nuestras propias vivencias, saber valorar nuestra situación y tomar cualquier decisión. Esto también depende de los conocimientos que hayamos adquirido, y de la información a la que tengamos acceso.
     Pero ¿Cómo nos llega esta información?, nos llega de forma oral, o escrita, pero siempre por medio del lenguaje, de las palabras. Entonces las personas sordas, o con hipoacusia (pérdida de audición), si no han aprendido el lenguaje, sea el convencional, o el de signos, muy difícilmente podrán exponer su pensamiento, sus vivencias, o simplemente sus intenciones, ya sea para con los demás o para ellos mismos.
     Es complicado hasta de explicar, pero es cierto.

La segunda parte del curso si ha sido el aprendizaje de la LSE, lengua de signos española. Pero ha sido tan cooooooorto que apenas ha dado de sí para aprender unas palabras sencillas: presentarse, saludos, meses, etc.…
     Por ello ha sido mucho menos de lo esperado, por lo corto que me ha parecido.


     Pero se me han abierto las puertas, ahora está en mí, la posibilidad de seguir aprendiendo, y comprendiendo a estas personas, con las que en algún momento hemos coincidido o coincidiremos.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Mundo de Silencio


Hay un mundo de silencio
Que dice mucho más que las palabras
Porque las palabras están huecas, mienten
Pero nunca mienten los gestos ni las miradas.

No tengas miedo de mí
Ni por mí tengas miedo
Yo así también soy feliz
En mi mundo de silencio.

Lo que tú me dices con palabras
Yo lo escucho en tu cuerpo
Si te quieres acercar,
¿Por qué lo haces con tanto miedo?


Asun® 14 de octubre de 2011

miércoles, 10 de octubre de 2012

Compartir mi alegría (mi reto a conseguir)


Si hace apenas una semana escribía sobre ese reto que quería superar, hoy puedo decir que si nada se tuerce, la semana que viene voy a cumplir ese sueño.
Aprenderé por fin el lenguaje de signos, y no solo eso sino algunas cuestiones más relacionadas con el tema de la discapacidad auditiva. Comprendo que no parezca un tema de lo más apasionante, pero para mí sí lo es.
      Como casi todo en la vida, no es tan sencillo como parece, existen varios tipos de personas sordas, atendiendo al origen de su pérdida de audición, y a la edad en que ocurriera, así por dar unos datos muy generales, existen tres tipos según el momento de aparición:

 •  Prelocutiva: la sordera se presenta antes de que se haya desarrollado el lenguaje (antes de los 2 años aproximadamente)

•  Perilocutiva: la sordera aparece en el momento en que se está desarrollando el lenguaje (2 – 5 años, aproximadamente).

•  Postlocutiva: la sordera aparece después de que el niño haya desarrollado el lenguaje (después de los 5 – 6 años, aproximadamente).

Ya os contaré cómo me ha ido, y si he logrado hacerme entender en este nuevo idioma.


sábado, 29 de septiembre de 2012

Un reto que debo conseguir


Esta semana con motivo del día internacional de las Personas Sordas, el 25 de septiembre

He recordado y sentido ansiedad al pensar en:
Otra de las cosas que no puedo quedarme sin aprender es el lenguaje de signos, llevo años mostrando interés por este colectivo, y aún no he visto cumplido este deseo.
Me parece algo mágico contemplar una conversación entre dos o más personas que se comunican en lengua de signos.
Yo la verdad le veo muchas más ventajas que inconvenientes. Lo comprobé un año en el que momentáneamente fui muda.
Desarrollé mi propio lenguaje de signos con mi marido e hijos, y tengo que reconocer que estos últimos me obedecían más instantáneamente que cuando les soltaba cuatro gritos. Y además a distancia, simplemente con tener contacto visual, les decía todo, independientemente de que se encontraran muy lejos, o hubiera especial ruido en el ambiente. Y con la ventaja de que nadie más sabía lo que nos estábamos diciendo.

A mí me encantó la experiencia, por eso estoy deseando cumplir este sueño: aprender el auténtico LENGUAJE DE SIGNOS.

®Asun 29 de septiembre de 2012 

miércoles, 26 de septiembre de 2012

La llegada del otoño


  La llegada del otoño es siempre para mi, repentina e inesperada. Algo totalmente ilógico, pues desde la más tierna infancia hemos aprendido las estaciones de año: Primavera, Verano, Otoño e Invierno.
     Pero es inevitable, de repente un día me levanto con una oscuridad inusual, es la hora de todos los días y aún no ha amanecido. Y los árboles del parquecillo de enfrente de casa se mueven en una danza alocada muy distinta a esa perezosa quietud a la que me habían acostumbrado durante la canícula.
     Salgo a la calle y mis pies todavía casi descalzos en las sandalias veraniegas, notan una desagradable humedad, ha empezado a caer una mansa lluvia, mansa pero fría, y sus gotitas se clavan como diminutos alfileres en la piel, que añora la calidez del sol y su caricia festiva.
     A media mañana, compruebo que no solo se ha nublado el día, sino mi ánimo, parecen haberse apagado las luces de la fiesta, y los ecos de las risas despreocupadas y veraniegas, son ya solo ecos.
     El alma se encoje un poquito sobre sí misma y suspira satisfecha, ya ha aceptado el encuentro con la sosegada tranquilidad, un poquito melancólica, que le trae la nueva estación. Y se despereza respirando el aire fresco inundado de nuevos olores, a lejanas tierras mojadas, y se abre a nuevos sonidos, los de hojas que caen lentamente y crujen bajo pisadas rápidas.
     La llegada del otoño, es siempre para mi repentina e inesperada, pero es como la vuelta a casa después de largos meses de viaje, no recordabas lo mucho que te gusta estar allí, pero cuando has llegado no sabes como pudiste estar lejos. Igual que el otoño, no recordaba sus sensaciones, pero en cuanto me envuelven, sé cuánto las echaba de menos.


Asun© 26 de septiembre de 2012

martes, 18 de septiembre de 2012

Réquiem


Hay días que inesperadamente llega una noticia que te hace detener. Te saca de tu espiral de rutina, te hace pensar y recordar acontecimientos que cambiaron el rumbo de la historia, y que sucedieron gracias a personas entregadas, valientes, que se olvidaron de sí mismos en muchas ocasiones, a favor del interés de otros, de otros a los que ni siquiera conocían, o simplemente para alcanzar el sueño de un país mejor.
Hablo en este caso de Santiago Carrillo, y aunque hay opiniones encontradas, acerca de su papel en nuestra guerra civil, está claro que en aquella contienda, nadie tuvo una actuación ejemplar, porque una guerra civil es lo que es, enfrentarse hasta la muerte habitantes del mismo país, y ambos desde un lado o desde el otro, buscan y están convencidos, lo mejor para su patria.
     Y los que no hemos vivido aquella guerra tenemos noción de ella a través de lo que nos contaron nuestros padres, y ellos a través de lo que vivieron, siendo apenas niños. Y lo que vivieron fue casi fruto de la casualidad, la casualidad que llevó a unos hombres a luchar en un bando o en otro. En mi caso mis abuelos materno y paterno, eran del mismo pueblo y tuvieron suerte contraria, uno era “ganador” y otro no. Por eso aunque ambos tuvieron en común tener que salir de la miseria, no fue igual para los dos.
Pero si queremos terminar de una vez por todas con la separación de nuestras dos Españas, debemos aparcar estos recuerdos.
     Y tenemos que ser capaces de reconocer que hoy con el fallecimiento de este hombre, Santiago Carrillo, se nos ha ido una persona fundamental e irrepetible de nuestra historia.
     Desde aquí mi recuerdo.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Equipo Paralímpico Español


    Hoy quiero hacer desde aquí un reconocimiento. Espero y creo que ellos tendrán muchos y merecidos reconocimientos, pero desde aquí les demuestro mi admiración y mi cariño por lo que me han hecho sentir.
Estoy hablando de los deportistas paralímpicos, de todos los países, pero claro, al ser yo española, tengo un poquito más cerca a los míos, los de España.

    Y además porque he tenido la suerte de verlos a todos, tan jóvenes, tan guapos, tan llenos de vida, y por su puesto tan orgullosos, y hasta he tenido en mis manos alguna de sus medallas.
¡Qué sensación!, lo primero decir que son bastante pesadas, literalmente, pesan casi medio Kilo cada una, y tienen un buen tamaño. Nada que ver con esas que tenemos en casa, que hemos ganado en alguna carrera popular, o en las fiestas de nuestro pueblo.

     Nada que ver, estas eran de verdad, las auténticas, las que hemos visto ganar con tanto esfuerzo y con tanta emoción, con lágrimas en los ojos, ellos porque ven una recompensa a tanto entrenamiento y superación de dificultades. Y lágrimas mías, porque sin poder evitarlo me emociono al sentir que la vida siempre merece la pena, seamos como seamos, cada uno con sus diferentes capacidades, todos tenemos un sitio.

    Y estos jóvenes lo tienen en lo más alto del podio, pero no solo de los podios olímpicos sino del podio de su vida.

¡¡ Un fuerte aplauso para vosotros!!

martes, 28 de agosto de 2012

Nombres para el recuerdo.


     Hoy voy a escribir sobre algo que me ronda en la cabeza últimamente. Se trata de los nombres, de cómo nos llamamos. Concretamente la gente que me rodea, y me voy a centrar en mis amigas, y en mi propio nombre. Quiero que el resultado sea como un homenaje en definitiva a las mujeres que conozco, que son mis amigas desde que puedo recordar, y otras que he ido conociendo con el correr del tiempo, que es como lo diría mi madre.
Son nombres muy comunes, muy españoles, y desde luego pronto serán también muy olvidados.

      Me atrevería a asegurar que no habrá niñas menores de 10 años que lleven estos nombres.

     A veces pienso que si tuviera tiempo de sobra para dedicarlo a asuntos que no llevan a ninguna parte, investigaría sobre este tema. Los nombres perdidos, porque hoy voy a escribir sobre el mío y el de mujeres de mi generación, pero está la generación anterior, la de nuestros padres, esos nombres ya pertenecen solo a la memoria y muchos solo están en los corazones de quienes los conocieron y amaron.

     Pero voy a empezar, que de nuevo, como diría mi madre, ¡vamos hija, que no terminas de parir! Ahí van!!!!

-María Inmaculada Concepción. Sí Marías a secas hay muchas, pero se trata de los tres juntos. Para sus amigas íntimas e incondicionales era Mari-Conchi.

-Marina. Bueno esta se salva un poco, hoy todavía se pone el nombre de Marina a muchas niñas. Pero para sus amigas íntimas e incondicionales era Marini, o Marinita.

-María de la Luz. Puede que Luz a secas si exista actualmente, pero para sus amigas íntimas e incondicionales era Mariluz.

-María de la Soledad. No creo que haya actualmente ninguna, en el grupo que sugiero de menores de 10 años. Para sus amigas…. Era  Marisol, y además esta es un caso más extraño, ya que creo que ni siquiera se llamaba Soledad, sino solo María.

-María del Carmen. Bueeeeno,  puede que haya alguna, pero esta era para esas amigas incondicionales Menchu.

-María Sergia. Totalmente segura de que no hay ninguna en la actualidad, sobre todo porque ya era raro en nuestros tiempos.

-Nieves. Muy popular, pero a lo que vamos, ¿habrá alguna niña con este nombre?
-Isidora. Imposible, totalmente a extinguir. Esta es nuestra querida Isi.

-María Antonia. De lo más común, pero igual que las anteriores, no en la actualidad. Yo tengo dos cuñadas, esposas de dos de mis hermanos, para más inri, gemelos ellos.

-Emilia. Común muy común, peeeero ¿en las niñas de hoy?

-María Luisa. Más de lo mismo, actualmente no creo.

-Julia. Si este puede que resista el paso del tiempo, a mí particularmente me encanta. Para nosotras es Juli.

-Magdalena. Nada extraño este nombre, pero si volvemos al dilema, me pregunto ¿habrá alguna Magdalena pequeña?, y no me refiero a las del desayuno.

Y ya para no seguir dando “más vueltas al arroz” termino con el mío:

-María Asunción. Si cabe el más conocido, se conmemora el 15 de Agosto, no en vano es la popular Virgen de Agosto, y patrona de la mayoría de las fiestas de nuestra geografía española, ya que casi todos los pueblos cuentan con una iglesia o parroquia dedicada a ella. Siendo además la capital de Paraguay.
Pero después de mí y unas pocas más se perderá en las paredes de esas iglesias, y en el recuerdo.
Lo cual además sería una pena, pues este nombre suele venir acompañado de su canción:

"El vino que tiene Asunción
no es blanco ni es tinto
ni tiene color.
Asunción, Asunción,
échale media de tinto al porrón."


Asun® 28 de agosto de 2012

martes, 21 de agosto de 2012

Una sugerencia para comer en verano

Esta sugerencia sirve igual en verano, otoño, invierno o primavera, pero obviamente estamos en agosto.

Se trata de una crema de verduras, que me ha apetecido cocinar, y que para hacerla mas llamativa, no solo al gusto sino a la vista, le he dado un toque final diferente. La primera vez la hice así en navidades, en los días anteriores a las fiestas principales, ensayaba platos distintos para agradar y sorprender un poquito a mis invitados.
Sin embargo son recetas muy sencillas, y acabados muy simples, pero a veces no hace falta complicar mucho las cosas para obtener resultados muy gratificantes.
Aunque tengo que decir, que el resultado, estéticamente fue bonito, pero las protestas por parte de mis hijos fueron las mismas que cualquier otro día cuando toca comer "puré de hierbas", como gustan de llamarlo, para que yo me ofenda y les replique que es una "cremita suave de verduras de temporada". Pero ni yo me ofendo, ni ellos dejan de comérselo, así pues objetivo cumplido.
Y ya sin más os doy los ingredientes:

Patata, cebolla, zanahoria, calabacín, un poquito de aceite de oliva, una hoja de laurel, agua y sal.


Estas verduras son perfectamente cambiables por cualquier otras, y las cantidades dependen de los comensales que se tengan que sentar en la mesa.
La diferencia está al triturarlas para hacer la crema. Se hacen por separado las patatas y cebolla, el calabacín que como no se pela (se lava bien eso sí), y las zanahorias. De este modo se obtienen tres tonos; blanco, verde, y naranja.
En el plato se servirán haciendo cualquier dibujo geométrico con los tres, o al menos separados unos de otros, en tres partes, como las porciones de una tarta.
En fin las posibilidades quedan ahí, allá cada uno con su creatividad.
Et ¡ Bon Appétit!


Asun© 21 de Agosto de 2012 


martes, 14 de agosto de 2012

Un verano extraño diferente

     Este verano de 2012 ha sido así para mí, extraño y diferente. Diferetne porque ha sido el primero que he estado sin mi hija, y estar sin mi hija ha sido extaño, extrañísimo.

     En este verano en el que cada día aumenta el número de personas desempleadas y la famosa prima, se empeña en ser mas de "riesgo" que nunca, mi hija se ha empeñado en trabajar. Y como casi todo lo que se propone, lo consigue, porque lo hace a conciencia, haciendo gala de su preparación y responsabilidad. Por su sentido de responsabilidad, pensó que si las tasas universitarias subían casi el doble en el próximo curso, ella no podía quedarse de brazos cruzados ante el doble esfuerzo que sería para nosotros, sus padres. Bueno eso y que este año tiene el famoso viaje del paso del ecuador, el que tradicionalmente se hace cuando se ha pasado de la mitad de la carrera.

     Y aquí estamos en la playa como todos los años, con un mes por delante y sin la niña.

      Pero no es como todos los años, no es la misma casa ni la misma playa. En la casa hay una puerta, la de su habitación, que si está cerrada ofrece una extaña visión, y si está abierta la ofrece aún peor, se ve el vacío, se toca el silencio.

     Y la playa no es la misma tampoco, no es el mismo agua, no es su  sal, ni su  transparencia, no son sus espumosas olas incansables en su ir y venir, dejando a nuestros pies un rastro de blanco merengue, como si del borde de un pastel se tratara.

     Y no es el mismo viento, brisa suave que quiere acariciarte y envolverte en su frescor húmedo, y peina nuestros cabellos haciéndolos ondear delicadamente.

     Ni siquiera es el mismo sol, tan claro, amaneciendo como una bolita anaranjada, y llenando de color elhorizonte en una explosión de vida, como si todos los días fueran el primero, y fuera la primera vez que el mar se viste de azules, y las nubes de blancos y a la arena le presta una suavidad especial, cuando la deja libre de la humedad de la noche, tan seca y suelta como los finos polvos de talco, cediendo bajo nuestros pies.

     Pero nada es lo mismo, porque en el agua no juegan sus brazos al nadar, en brazadas suaves, mientras su rostro se hunde y vuelve a salir, respirando acompasadamente, deslizándose, arañando apenas la superficie del mar.

     No es lo mismo el viento, porque entre los cabellos que juega a enredar no están los suyos, que se volvían cada día más dorados, en contraste con su piel, cada día mas morena.

     Y el sol no pone reflejos en sus ojos, para pasar un tono de verde a otro, y dejarlos casi transparentes.

     Y la arena espera atrapar una huella conocida, pero que no va a llegar este año, porque su figura no se dibuja cada mañana en su correr por la orilla, en un ejercicio breve y elegante.

     Nada es igual este verano, tan diferente y extraño.

Asun 14 de Agosto de 2012

martes, 17 de julio de 2012

La playa y el ojo (Un tranquilo día en mi playa)


     Hay que reconocer que esta playa está fenomenal. 
Vale que quizá hay demasiadas algas acumuladas en la orilla (hoy superan el medio metro), pero es al principio de la playa nada más. También hay que tener un poquito de cuidado porque una vez dentro del agua y dado que no está demasiado clara, te puedes tragar, digo pisar,  unas rocas que te van a quitar de golpe las durezas y demás lindezas sobrantes de los pieses.

     También es verdad que casi siempre hay unas olas que vamos lo menos que te puede pasar es que no estés en pie más de un minuto seguido y lo más que te arreen tal latigazo que te vayas para el apartamento  con alguna vértebra tocada. Y el aire que empieza como suave brisilla y acaba enterrándote de arena como te quedes un segundo quieto y no te la sacudas. Porque la arena es finísima, un gusto, menos cuando hace aire. Y aire hace casi todos los días, porque si no es de levante es de poniente.

     Pero lo mejor es la gente. Es una playa muy familiar, la gente muy sana, bueno sana en el sentido de buena gente, porque con una media de edad de entre 60 y 70 años, el catálogo de dolores, enfermedades, deformaciones etc. y no digamos el de pastillitas es de lo más completo.

      Así que aquí íbamos toda la familia a darnos un chapuzón y a disfrutar de tantas bondades, la playa y la compañía, cuando lo primero fue conseguir el huequito para plantar la sombrilla, porque claro los abueletes no tienen pereza y para cuando nosotros vamos ellos ya han hecho la gimnasia matutina, han andado sus buenos Km por la orilla, se han  bañado en varias ocasiones y a veces hasta han tomado su fruta de media mañana, que son muy sanos ellos.
     Pero no dejan de ser abueletes y tan entrañables. Así que ya desde lejos me están saludando, ya voy, ya voy, que está muy fría. El caso es que no dejan de mirar para abajo, a la arena del  fondo. No cabe duda, se les ha caído algo. Ya estoy a su lado, les pregunto. Y uno de ellos, al otro no le conozco, me dice que si que se le ha caído a su amigo un ojo.

     Vamos que ocurrencia, estos viejitos, tan graciosos que no saben que decirme para que me ria. Pues nada que lo encuentren, les digo. Y sigo adelante, que parece que hoy no hay tantas olas. Pero como siguen allí parados, me vuelvo y otra vez les pregunto. Y otra vez con que se le ha caído un ojo, y que no se pueden mover porque está allí mismo y lo tienen en sus pies y si se mueven se va a enterrar entre la arena y no habrá quien lo encuentre. Así que me asomo y pongo atención...Bueno no puede ser medio enterrado y mirándome fijamente con su azul vidrioso ahí está el ojo! 
     Menos mal que me repongo pronto de la impresión, y reacciono, me doy media vuelta y veo a mi hija que está jugando con las gafas de bucear, ¡qué suerte! la llamo y viene tan contenta, entonces le digo que mire, que se meta y coja el ojo que se ve en el fondo. Claro, me mira con cara de "mi madre está definitivamente loca", y yo que por favor se dé prisa que el ojo puede perderse en cualquier momento. La niña se asoma y efectivamente ve el ojo pero me mira ahora con angustia por que yo sigo metiéndole prisa y ella está paralizada.
     Así que como no hay tiempo que perder le quito las gafas y me las pongo y cual sirena, foca o ballena, me zambullo y con la máxima delicadeza atrapo entre mis dedos al ojillo, que por fin deja de mirarnos fijamente. Y se lo entrego no al dueño, al otro porque el dueño era como es lógico ciego y había tenido la ocurrencia de bañarse con los ojos de cristal. En fin que quedó muy, muy agradecido, pero sobre todo me hizo prometer que no le diría nada a su mujer, que le tenía muy amenazado con lo que le haría si un día perdía algún ojo, que por lo visto cuestan, no sé cómo habría que  decirlo en este caso, un ojo de la cara.
     Y ya con este final tan satisfactorio continuamos nuestro baño, que el día estaba muy calmadito de aire y de olas.

            Asun® Junio de 2011.

sábado, 14 de julio de 2012

Un nuevo habitante en mi universo


Aunque vivo en Madrid, una de las ciudades más grandes de España, obviamente, como su capital que es, tengo la suerte o la desgracia, según a qué horas de escuchar y admirar una gran variedad de fauna ibérica voladora. Aves, en una palabra, pajarillos o pajarracos.

     Suerte los fines de semana cuando no hay toque de diana de despertador para levantarse, y se puede, desde la pereza de la cama, escuchar una avalancha de sonidos procedentes de ellas. Y desgracia el resto de los días, que una hora antes del fatídico sonar del reloj, te despiertas con semejante algarabía, y solo piensas en la hora de sueño que te están robando.
      Pues desde hace unos días hay una vocecilla, graznido, silbido o lo que sea nueva destacando entre el habitual y conocido barullo que se organiza al amanecer. Sobresale entre las demás, es como uno de esos loros domésticos que ha aprendido a imitar voces, y a silbar. Lo que se oye en el patio, o es uno y él mismo se llama y se contesta o son varios, y se hablan entre sí. Muy curioso, desde luego, sobre todo porque aún no hemos conseguido verles, solo oírles.
     Claro que hace tiempo, cuando vinieron los mirlos, todos tan negritos y con ese pico amarillo tan llamativo, también me llamaron mucho la atención. Entonces como pasaba mucho tiempo en casa, por motivos de salud, los tenía muy controlados. Venían a comer los mejores frutos de las moreras que crecen enfrente. Vinieron junto con otros pajarillos mucho más exóticos.
      Y saqué la conclusión de que se habían escapado del aviario de  un parque temático que abrieron cerca de casa. Lo cual me pareció bien, ¿a quién le gustaría vivir encerrado, por muy grande que sea la jaula?
      Ahora se les ha debido de ir otra tanda, yo no los he conseguido ver en mi patio, pero venía de hacer la compra del sábado cuando he visto que varios muchachos de mi calle, señalaban hacia arriba y decían “Mira allí están otra vez”, y comentaban, que habían visto al azulito y al verde, y al del pico rojo.
     De nuevo yo no he llegado a verlos, pero he escuchado perfectamente su cantar, por llamar de alguna manera a esos chillidos, a medio camino entre graznar, vocear y silbar.   No cabe duda de que se trataba de los nuevos habitantes de mi universo, el trocito que me corresponde ver y oír desde mi ventana, cuando amanece en esta mi ciudad, Madrid.


Asun© 14 de julio de 2012 

viernes, 6 de julio de 2012

Otra de mis aficiones preferidas: La natación


     Hola escasos, pero escogidos amigos blogeros, hoy voy a contaros otra de las cosas que más me gusta hacer: nadar, disfrutar del agua. Sobre todo en el mar. Deslizarme por el agua, apenas sin esfuerzo, flotando tranquilamente, saboreando su caricia salada, abandonada en su arrullo fresco. Una delicia sin comparación.
     Y eso que para esto, como para tantas otras cosas en la vida, fui un poco tardía. Creo que descubrí lo divertido que podía ser nadar y jugar en el agua aproximadamente a los 10 años. Hasta entonces, y a pesar de tener la oportunidad de ir a la piscina a diario (nada corriente en mi niñez, y mi condición social), a pesar de eso y de que el pueblo de mis padres quedaba cerca de un pantano, donde nos bañábamos todo el verano, pues con todo, yo no consentía que el agua me tocara más allá del tobillo, y con flotador, por supuesto.
     Hasta que un día se nos olvidó el flotador, y por aquellos misterios de la vida, que te hacen tomar decisiones inauditas, me metí, hasta la cintura, y por equivocación el siguiente paso me llevó a que el agua me cubriera por el cuello, y no sé cómo me vi flotando, y ¡nadando! Increíble, porque además no se me dio nada mal. Y desde ese momento, nadaba y buceaba tanto como para desesperar a mi madre, que inevitablemente me veía ahogada cada vez que me zambullía.
     Y ahora bien que recuerdo aquellos días, los desperdiciados, cuando no quería o no podía, por el miedo, bañarme.
     Porque ironías del destino, ahora que quiero, no lo puedo hacer y es lo que más deseo todos los veranos.
     Un inconveniente físico ha venido a truncar mi gran afición.
      Aunque yo no desisto, este verano estoy inventando una nueva disciplina o modalidad de natación, que podía ser para los juegos paralímpicos, por ejemplo. Se llamará algo así como “natación con traqueotomía”, pero de momento voy a ver si perfecciono la técnica.
     Felicito desde aquí a los que podéis nadar alegremente, y os encargo que os déis un buen chapuzón por mí


Asun® 6 de Julio de 2012

martes, 3 de julio de 2012

Balance


     Como estamos en la mitad del año y yo soy de ciencias, antes en España los bachilleres se dividían en dos modalidades los de ciencias y letras, voy a hacer un pequeño balance de situación.

     Será también “deformación profesional”, ya que hasta hace poco trabajaba en el departamento de Finanzas de mi empresa. Concretamente, en la gestión de cobros y morosidad. Mi cometido era velar por que nadie dejara sin pagar ninguna factura. Y si aún después de mis desvelos, alguien se atrevía a cometer semejante tropelía, yo los devolvía al redil, a la buena senda, de los que pagan y descansan.
     Y se me daba bastante bien, no es que no hubiera morosos, que siempre los había, pero mis negociaciones obtenían muy buen resultado, y eso que a veces me ponía tanto en el lugar de los que no podían pagar, que más que exigirles, los consolaba.
     De esta etapa me quedó un afán y un gusto excesivo por los balances, las cuentas, el sopesar los pros y los contras, el mirar todo como si de una balanza se tratara y hubiera que poner siempre un contrapeso para que no se desequilibrara jamás.
      Así aprendí que eso es lo complicado, el equilibrio, en las cuentas, en los gastos, en los riesgos, y hasta en lo positivo. El equilibrio en la vida.
Todo lo contrario de lo que es la mía.
     Nada transcurre como debería. Un tobogán, ahora arriba, viendo todo a mis pies, pequeño, controlado, conseguido y al minuto siguiente, justo lo que se tarda en bajar la rampa de un columpio infantil, estoy abajo. Hundida, ahora la pequeña soy yo, a mi alrededor gigantes, más gigantes que aquellos molinos de La Mancha y yo más indefensa que ese caballero andante que no pudo con su realidad.

     Dicho esto, ya tengo la base que necesitaba para poder, con urgencia enderezar mi vida. Volver a ver cada pieza del rompecabezas en su sitio.


Asun®3 de julio de 2012