Seguidores

Páginas vistas en total

Mi otro blog

Espero os gusten los pequeños relatos que compartiré, así como lo que me ronde por la cabeza y me parezca importante compartir.


Ilusión

Ilusión
Que la ilusión nos acompañe todos los días del año.

jueves, 12 de diciembre de 2013

¿Verdad que todo es posible?

E
ntramos en las últimas semanas del año. Entre música de campanillas, y árboles florecidos de luces. Y frío. Y la sensación de que hace solo un ratito, que estábamos en la misma tesitura. Que si cordero, que si pavo. Que si sidriña o cava. Que si mazapán o polvorones. Que si con tu madre o con la mía.
Pues a pesar de esos dilemas existenciales, y del bombardeo comercial animando a consumir y consumir. A pesar de eso, me gusta la navidad.
Me gusta ver la ilusión en los ojos de los niños. Me gusta ver la esperanza en los ojos de los padres. Me gusta el esfuerzo por quererse un poco más de los hermanos.
Me emociono con las historias de familias que superan malas rachas y hacen lo imposible por tener una cena especial.
Me emociono con la solidaridad de los que están un poquito mejor y comparten alguno de sus manjares.
Y me ilusiona pensar que la humanidad aún tiene mucho que decir y hacer, y todo es posible.
¿Verdad que todo es posible?







Asun©12 de diciembre de 2013

jueves, 5 de diciembre de 2013

Nuestro Pequeño Milagro

El andén del metro estaba abarrotado, como siempre en los días previos a la navidad, la gente ajena los unos a los otros.
     Yo bajaba abriéndome paso en las escaleras mecánicas. Sé que llevaba el brillo radiante del sol en mi cara, porque siempre me lo has dicho: “eres transparente”. Y ahora a través de mis transparentes ojos verdes solo podía verse el amor que había hecho posible nuestro pequeño milagro.
     Ponía el pie en el último peldaño, cuando el convoy del metro en el que llegabas tú, hizo su entrada en la estación.
Mucho antes de que se abrieran las puertas, nuestras miradas ya se habían encontrado, luego nos abrazamos, yo comencé a llorar y tú empezaste a reír. Estuvimos riendo y llorando, llorando y riendo hasta que pusiste tus manos en mi vientre y me diste un beso en él, con una expresión infinitamente dulce que debías tener guardada para el momento en que ese corazoncito nuevo latiera dentro de mí.

     Entonces un silbato resonó en las bóvedas húmedas de los túneles y nos devolvió a la realidad del andén. Abarrotado, como siempre en los días previos a la navidad, la gente ajena los unos a los otros.



Asun©22 de Agosto de 2011


Este es mi relato de Esta Noche te Cuento para el mes de diciembre, si quieres comentar puedes hacerlo 

viernes, 29 de noviembre de 2013

Pelusas blancas.


¿Hay algo más bonito que la nieve?, bueno claro que sí. Depende, como todo en la vida, de a quien se lo preguntes. A un esquimal, seguramente no le llamará la atención. Y a un habitante del desierto quizá le cueste imaginarse caminando entre copos que bailan a su alrededor.
Y para una ni una cosa ni otra, pongamos una madrileña, que ni vive en el desierto, ni en las estepas polares levantar la persiana de la cocina, y ver una manta blanca cubriendo mi trocito de calle y de parque. Esto no tiene precio.
Esa blancura tan nueva, tan preciosa, es algo que no me canso de contemplar. Cambia totalmente el paisaje, los árboles no son los mismos, ni las aceras, hasta los coches ofrecen una estampa diferente, y además son los culpables de que niños y mayores disfrutemos acercándonos a recoger el juguete en que se convierte la nieve depositada en ellos.
Solo hay un problemilla, cuando no puedes quedarte en casa con un buen café con leche entre las manos, mirando el suave vaivén de las pelusas blancas. Cuando hay que salir a mancillar ese blanco, con nuestras sucias pisadas, entonces todo se complica. Llegar al metro es un interminable caminar en equilibrio para no resbalar. El tráfico es un caos, los coches tan bien adornados con su bata blanca, se vuelven más agresivos que de costumbre, se estorban unos a otros, derrapan, se diría que repentinamente no caben en la calzada.
Y cuando llegas al trabajo, no queda ni rastro de la serenidad que te embargó al subir la persiana de la cocina.
Pero aún así: ¿Hay algo más bonito que la nieve?



Asun©29 de noviembre de 2013

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Tengo que hablarte.

De ese del que tú no quieres hablar, pero no callas.
De ese al que tú no dedicarías ni un minuto de tu tiempo, pero ocupa todas tus horas.
De ese que no tiene nada de particular, pero es singular en todo.
Del que no echarías de menos, pero sueñas en cada instante.
De ese al que jamás buscarías, pero siempre encuentras.
De ese al que cuanto más  ignoras, se vuelve más importante.
De ese del que tú no quieres hablar. Hoy tengo yo que hablarte.





Asun®10 de octubre de 2013

viernes, 22 de noviembre de 2013

Un círculo perfecto

Había vuelto temprano del trabajo, y como tantas veces encontró a su hija repasando fotos en el portátil. ¿Cuántas fotos son capaces de hacerse los jóvenes de hoy? Las que hagan falta, mamá, habría respondido ella con una mueca de burla.
Lucía ahuecó la manta de viaje bajo la que estaba acurrucada e invitó con el gesto a su madre. Sin pensarlo ella compartió aquel trocito de sillón y con el ordenador apoyado en las piernas de ambas, comenzaron a repasar las instantáneas.
Reían ante las caras y posturas de los amigos y de la propia joven. Pero eran todos preciosos, chicos y chicas despreocupados, felices. Su hija tenía prisa por llegar a cierta fotografía, la de un amigo nuevo. No hacían falta explicaciones.
Lucía, su tesoro, su amor, su niña, ya no era su niña. Y el torpe disimular de su nerviosismo repentino, lo decía todo.
El estómago le dio un vuelco.
Tenía delante de sí una imagen preciosa, su hija y el muchacho mirándose. Y en la mirada todo un universo de cariño, deseo, amor…
Una frase quedó en el aire “Mami, este es… pero mamá ¿Qué te pasa?”
Se levantó incapaz de detener una náusea.  Había visto en su hija y aquel chico, su propia imagen y la de su marido. Igual de tiernos y jóvenes, la misma devoción en la mirada de él hacia ella.
Por eso su cuerpo se había revelado, porque el cuerpo al contrario que la mente, no olvida. No olvida los golpes, ni cierra las heridas del corazón.

Paseaba de un lado a otro de la habitación.
Su hija se había rendido y ya no insistía en sus llamadas y preguntas sobre lo que le ocurría. Seguramente estaría en su cuarto, llorando como ella. No, peor que ella, porque el desconocimiento crea todavía más angustia.

Toda la vida reconstruida con tanto cuidado, recuerdos desterrados, y otros encajados milimétricamente para inventar un pasado nuevo, y tejer un presente feliz.
Pero esa torre elevada con cimientos de cariño y ladrillos de mimo, se había venido abajo en el momento en que vio aquellas imágenes.

Respiró, se pasó un pañuelo limpio por la cara, y se miró en el espejo recomponiendo el rostro en un gesto amable. Había llegado el momento. Fue en busca de su hija, la abrazó e intentando apartar el miedo y la tristeza, le contó sin omitir detalles una cruda historia, la suya propia.
Después el silencio lo invadió todo. Prepararon algo para cenar, casi por hacer algo para rellenar el vacío y desolación que ahora cubría a ambas.

*-*-*-*-*

Volvió temprano del trabajo, Lucía repasaba fotos en el portátil, y junto a ella Juan. Pero ¿cuántas fotos son capaces de hacer estos chicos?
  Ambos le hicieron un hueco entre ellos. Y ella aceptó encantada dejándose mimar.
En una milésima de segundo recordó aquel día en que Lucía le enseñó la primera imagen de los dos juntos. Y la amargura que siguió al desvelarle a continuación un pasado que nunca debiera haber existido.
Pero fue solo una milésima de segundo, porque ellos, Juan y Lucía le enseñaban cada día, que el amor si existe y es bueno. Que el cariño no hace daño y que la ternura se renueva y no deja nunca de sorprender. Lo que ella vivió no fue amor ni cariño sino el sentimiento tergiversado de un ser enfermo.

Se había cerrado un círculo, ahora estaba segura de que la vida siempre merece la pena, aunque tropecemos en piedras casi imposibles de sortear.


 NO SILENCIES EL MALTRATO


Asun ©noviembre de 2013

domingo, 17 de noviembre de 2013

Rompecabezas de piezas rotas

Hoy ha salido el sol,
después de un largo invierno.
Por fin me miro al espejo
y veo algo más que tormento.

Hoy he descubierto otro mundo,
he visto florecer el desierto,
hoy sé a ciencia cierta
que hay vida después del miedo.

El rompecabezas de piezas rotas,
empieza a estar completo,
apenas se notan las grietas,
que dejaste en mi cuerpo.

Hoy ha salido el sol,
a pesar de estar lloviendo.
Hoy vuelvo a ser yo misma,
ni de ti, ni de nadie dependo.



Asun© 16 de noviembre de 2013

viernes, 8 de noviembre de 2013

Mi farolita


Cuando nació supe que era diferente. No necesité la confirmación de un experto doctor a través de un extenso informe.
Era simplemente especial. Sobre todo porque era libre. Hasta para elegir sus propias palabras era libre. En realidad no las elegía, las inventaba. En su entusiasmo eternamente infantil repetía una para lo imprescindible, fueran cosas o personas. ¡Es mi farolito!, ¡Es mi farolita! y su farolita principal era yo, su madre.
Nunca hubo palabras ni expresión que me emocionaran, me llenaran y me fueran más necesarias que esas, pronunciadas con esa sinceridad solo posible en seres como ella.
Contra todo pronóstico, la niña alcanzó un nivel de desarrollo óptimo. De nuevo un informe médico la calificaba con sus palabras rebuscadas y extrañas de estar entre los parámetros de la normalidad.
Hoy nos encontrábamos sentados en el patio de butacas del gran anfiteatro de la universidad, esperando a que recogiera su título y diploma de mención de excelencia.
Al recogerlo pronunció un discurso con dicción impecable y palabras perfectas, cuyo final fue:
- Pero sobre todo debo agradecer el estar hoy aquí a una mujer, mi madre, mi ejemplo a seguir, la que es y será siempre ¡MI FAROLITA!

**************************
Relato del mes de noviembre de Esta noche te cuento. Para comentar hazlo AQUI


Asun© 7 de noviembre de 2013

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Un ejemplar magnífico

No imaginaba que deslizarse fuera tan sencillo. Si pareciera que me sale de natural. Que recuerde, nunca sentí especial inclinación por el agua. Y menos por esta,
¿Por qué estará tan salada? Tampoco recuerdo que familiares míos hayan sentido tal inclinación a surcar las aguas. Bien es verdad que yo recordar, recuerdo más bien poco. No sé ni cómo he llegado a esta preciosa bahía.
     Más, heme aquí jugando con blancas espumas. ¡Cielo santo! Si hasta diría que respiro bajo el agua… esto es un poco surrealista, ahora me he topado con un aperitivo, exquisito…
Tira, tira, que este ha picado. ¡Y es un ejemplar magnífico!







Asun®  26de septiembre de 2013

domingo, 27 de octubre de 2013

No al Acoso Escolar

Acoso. La RAE nos da la definición de  esta palabra: Acción y efecto de acosar, y acosar: Perseguir, sin darle tregua ni reposo, a un animal o a una persona. Perseguir, apremiar, importunar a alguien con molestias o requerimientos.
No sé si habrá un acoso mejor o peor que otros. Pero entre todos me parece especialmente doloroso y cruel el acoso escolar.
Es difícil trazar una línea entre lo que pueden parecer bromas normales entre escolares, ya se sabe los niños son especialmente irónicos y crueles. Si pero dentro de esta premisa de normalidad debe haber un límite. Cómo saber cuándo se ha pasado este límite, no es fácil, dependerá de cada caso individual, dependerá de quien lo sufre y de quien lo realiza.
Pero cuando un niño vuelve a casa asustado, no quiere ir más al cole, o cambia en sus actitudes y ritmo de estudios y de actividad escolar y extraescolar, hay que pensar que algo está pasando.
He tenido la ocasión de acercarme a esta problemática a raíz de leer a una mujer, blogera como yo, y escritora con libro publicado. Pero sobre todo madre, y madre que sufre a través de su hija este problema. De su mano he sabido algo más y quiero compartirlo.
Lo podéis escuchar de primera mano a través de un programa de radio donde ella daba la entrada para abordar el problema:

Yo os hago un resumen aproximado de lo que allí se dice, y como yo lo he entendido:
¿Cómo actuar? ¿Qué hacer y por dónde empezar?
He sabido de una triple A, pautas para enfrentarse al problema:
- Acoger: Debemos escuchar a los niños, y dar importancia a lo que nos cuentan. Siempre que un niño se queja, tiene razones para ello. Quizá no debamos magnificar el asunto, y no delante de ellos, pero debemos desplegar todas las antenas y observar el alcance de los hechos.
- Apoyar: hay que hacer ver a los niños que estamos a su lado, que estamos vigilantes. No solo nosotros, los familiares, los amigos. Hacerles entender que no es culpa suya. Pero también dejarles el protagonismo a ellos. Ellos son los acosados, y ellos tienen que salir de la situación, con nuestro apoyo incondicional. Pero ser ellos los que sepan que han salido adelante, poniendo freno por sí mismos.
- Actuar, por último, y después de escuchar, prestar nuestro apoyo, debemos actuar, generalmente los niños acosados, son eso niños. Por tanto menores, por ello somos los padres los que tomaremos las iniciativas pertinentes, a través de los cauces propios para ello. Pero los chicos deben saber que se está haciendo, que hemos iniciado el camino para la solución.
Este camino empezara por los más cercanos al niño:
-El profesor tutor, se le pondrá en conocimiento la situación.
-Jefes de estudios, coordinadores pedagógicos.
-La dirección del centro.
Si las aptitudes de todos ellos son esquivas, no nos convencen, son en suma superficiales y no nos dan un compromiso de actuación, la petición se hará por escrito y se esperara una respuesta.
-El registro: Si hay demora en la contestación, se formulará de nuevo la exposición del caso y se pasará por el registro.
Este escrito deberá contener de manera clara todos los datos posibles. Cuándo, y con qué frecuencia ha pasado, dónde (patio, pasillos). Concretando al máximo quién lo hace, de forma concisa pero contundente. Sin olvidar la educación, pero pidiendo una actuación al respecto. (Yo solicito que el centro actúe, tome medidas, etc.)
-La inspección: se adjuntarán todos los documentos que tengamos sobre el caso, posibles notas escritas acosando. Testimonios de compañeros, o incluso de padres de alumnos que saben algo del tema.
- Comisarías de Policía, recomendablemente las de policía nacional, pero también las autonómicas.
- Fiscalía de menores, que corresponda según la zona.
Tanto en comisaría, como en la fiscalía se denunciará a las personas acosadoras, con nombre y apellidos, incluso si son menores, se indicará el nombre y apellidos si se conoce quienes son.
Se puede denunciar también al centro, aduciendo que no han dado respuesta a nuestras peticiones.

Y más o menos este puede ser el camino a seguir en caso de que desgraciadamente nos encontremos viviendo esta pesadilla.
Ánimo a todos los niños que en este momento estén pasando por ello.

Como todas, esta batalla también se puede vencer.

Asun, 27 de Octubre de 2013




domingo, 20 de octubre de 2013

En este momento.

Dedicada a los niños que van a nacer este año en mi familia, y a sus mamás y papás, Silvia, Virginia y Javier, (mis sobrinos)



Tres kilos de carne, en un cuerpecito diminuto. Y no se casi nada de ti. Apenas de donde viniste. Pero cómo eres, qué te gusta, qué sientes, ¿Cuáles son tus habilidades? Y tu genio? No sé si me vas a querer.
Ya me estás dando dolor de cabeza, te veo caprichosa. Se me ha olvidado comer, solo sé mirarte, por arriba, por abajo, del revés, esa pielecita, esos pelillos, o pelusillas, esos pies. Seis horas seguidas sin apartar mis ojos de ti, seis horas de alegría, de llanto, de vida compartida. Solo te quiero ver a mi lado, siempre, y que estés bien, solo eso quiero saber.
Solo eso en este momento, en que acabas de nacer.

jueves, 10 de octubre de 2013

Había una vez... un zoo.

El zoo estaba revolucionado. En el aviario las cotorras parloteaban más deprisa y alto que de costumbre. No daban abasto a repetir las últimas noticias que se estaban sucediendo.
     Los monos saltaban velocísimos de un lado a otro, y gritaban de pura indignación Estaban seguros de que cualquiera de ellos habría hecho mejor papel en la realeza que esa pequeña y torpe elefanta. Habrían hecho lo que se esperaba que hicieran,  monerías, y jamás hubieran sacado los pies de ese tiesto amado y seguro que eran sus jaulas.
     Las rechonchas cebras movían la cabeza de un lado a otro, entonando una letanía de “vayapordios”, “loquehayquever”, “adondevamosallegar”, todo en forma de graciosos relinchos, que en realidad eran pura indignación.
     Y todos los animales en general, recordaban el día del nacimiento real, cuando en la rueda de prensaanimal, le preguntaron al orgulloso padre si había nacido una princesa y contestó: “Pueblo mío, animales todos, hoy nos ha nacido UNA ELEFANTA”


     Pasados los años, y pasado también el orgullo, la realeza y la elefantía, la mocita eligió entre sus pretendientes. Vino a fijarse en un atlético antílope. Alto y esbelto, ejemplar único, de muy buena planta, pero de muy mala ralea.

     En muy poco tiempo esta nueva familia, estuvo muy acomodada, se hizo construir una cuadra nueva, donde no cabía ni una brizna más de heno.
     A la vez que en los zoos vecinos empezaba a escasear. Nadie acertaba a explicar semejante fenómeno.
     Hasta que un halcón peregrino, peregrinó de un zoo a otro. Y descubrió el percal. Todo lo que faltaba en casa de unos, estaba en casa de los otros, concretamente en la de Dª Elefanta y Don Antílope.
     Y por primera vez en la zoohistoria, hubo que juzgar a la familia real, y sentar en la rama de los acusados a una elefanta, y decir que esto era complicado, cae por su propio peso.
     El zoo que había tenido la casta más alta y rubia y guapa, de elefantes y elefantas, cayó en desgracia.
     La mayoría de los animales ya no quería pertenecer a él. Después de largos y aciagos días se decidió contratar a un cazador, alguien que pusiera orden y devolviera todo el heno sustraído a los zoos vecinos.

     No fue fácil, el antílope como era muy rápido se adelantaba al cazador y siempre que podía le ponía la zancadilla. Pero con la ayuda de los astutos zorros, que muy astutamente se pasaron de bando, la cuadra real se fue limpiando de lo que no era suyo.
     Y el grueso de los animales que eran de naturaleza bondadosa, una vez apartada la desagradecida pareja, volvieron a aclamar a su viejo y entrañable Rey.
      A pesar de que como viejo que era y viejo que estaba, tuvo un lapsus, y había organizado como diversión una cacería, de… elefantes…que dio nuevamente mucho que cotorrear a todas las aves del querido aviario del zoo.




Asun ©4 de octubre de 2013

sábado, 5 de octubre de 2013

La sonrisa de Julia

Julia estaba esperando a que el semáforo se pusiera verde para los peatones, y en la espera pensaba. Últimamente pensaba muy a menudo lo mismo. Que ya no era joven, que había vivido intensamente todas las etapas de la vida, infancia feliz, adolescencia atormentada, juventud con amor y boda. Hijos sanos e independientes. Trabajaba con relativo éxito, y tenía cierta estabilidad económica. Así en esos tiempos muertos de espera, en los semáforos, o viendo pasar estaciones de metro, o simplemente cuando comía en silencio escuchando las noticias, en estos paréntesis vacíos pensaba: si me ocurriera algo y muriera no me importaría. Sus allegados la llorarían un poco, pero podrían seguir adelante con su vida.
     Se preguntaba si era una suicida, pero sabía que no, ella no haría eso, pero si ocurriera algo…

     El semáforo cambió, y se dispuso a cruzar. Pero se equivocó, había visto mal y aún seguía parpadeando en ámbar. El impacto fue impresionante. Julia no tuvo tiempo de comprender lo que pasaba, y su cuerpo quedó tendido varios metros más allá. Lesiones incompatibles con la vida, dirían mas tarde. Sin embargo se adivinaba un inicio de sonrisa en sus labios.

Si quieres comentar puedes hacerlo pinchando AQUÍ

viernes, 27 de septiembre de 2013

Música

     Hablemos de música. Yo no puedo decir que tenga oído musical, no sabría distinguir si lo escuchado es un do, o un re, y me perdería entre bemoles, palabrita que francamente me trae a la cabeza otras imágenes (no precisamente musicales). Voz, no tengo, o mejor dicho lo que no tengo es entonación, vamos que si canto o tarareo algo es mejor que no haya nadie a mi alrededor.
     Tampoco se interpretar un pentagrama, a duras penas aprendí su significado en los años de instituto.
     Pero me resulta encantador ver el baile de redondas, blancas o negras por encima o por debajo de las cinco líneas que lo componen.
     Otras veces caprichosas se quedan entre medias, como si fueran tímidas y no quisieran pisar o manchar el escalón, que se me figura a mí que son las líneas del pentagrama.
     Estas figuras, las negras, son por fuerza coquetas, y a veces se adornan con una o varias cintas, cuyas puntas ondean por el soplo de algún viento que solo ven y sienten ellas. Se convierten así en corcheas o fusas. También bailan entre todas ellas unos alegres silencios, diferentes en duración y forma, según a quien acompañen.
     En fin a pesar de mi ignorancia musical, lo cierto es que disfruto y vivo la música con gran pasión.
Me emociona. Me traspasa, y me transporta.
    Me hace viajar más rápido que los aviones, barcos o trenes. Río, lloro, cambio de humor y es la mejor compañera de tardes de paseo. Me aligera los  trabajos pesados, y me trae a la memoria los días felices. Y los más tristes también. Porque todos los acontecimientos de mi vida van asociados a ella, a músicas y canciones.
     En ese baúl imaginario donde voy guardando todo lo importante de mi vida, estas músicas y canciones son el terciopelo que forra sus paredes y suelo.
     De modo que cual caja de música, suenan siempre que con motivo o sin él, lo abro para hacer inventario de mis tesoros.

§§§§§





Asun©27 de septiembre de 2013

sábado, 21 de septiembre de 2013

Premio "Franklin D. Rooseevelt International Disability Rights"


Hoy voy a presumir un poquito de mi trabajo. O de algo relacionado, un poquito, con él.
Los que me habéis leído en más de una ocasión, sabréis que tengo una debilidad, y que de una manera u otra acaba saliendo a relucir en casi todo lo que escribo o hago.
Se trata del mundo de la discapacidad. 
Y es que si para el común de los mortales sobrevivir en nuestra sociedad es complicado, para este colectivo suele serlo aún más. Porque hechos tan corrientes como levantarse, caminar, escuchar, observar, respirar, hablar, mantener la atención, leer, o incluso tareas tan personales como vestirse o asearse, están vetadas para ellos (nosotros).
Y a pesar de ello lo hacen, ganando día a día esa carrera de fondo que supone adaptar sus diferentes capacidades a lo que se entiende por normalidad.
 Los que por unas causas u otras estamos en contacto real con este mundo, pensamos que hay mucho por hacer. Y sabemos que las crisis afectan siempre  más al más débil, y que los gobiernos  no ponen lo que deberían para atender tan graves necesidades. 
Aún así, España parece que no lo estará haciendo tan mal, puesto que ha recibido este premio:

Premio "Franklin D. Rooseevelt International Disability Rights" 

Su Majestad  la Reina, presidenta de honor del Consejo del Real Patronato de la Discapacidad, ha recibido el galardón en la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York, el 9 de Septiembre de 2013


Se trata de algo parecido a los Nobel de la Discapacidad y supone un reconocimiento a un miembro de las Naciones Unidas que haya destacado en esta materia.
Hay que señalar que España fue el primer país del Grupo de Europa Occidental y el segundo en el mundo en ratificar la Convención de Naciones Unidas sobre Derechos de las Personas con Discapacidad. 
Y que actualmente se trabaja en un proyecto normativo de gran importancia, la Ley General de derechos de las personas con Discapacidad y de su inclusión social. 

Debemos tener confianza y esperar que estos pasos conduzcan a una mayor integración y a una mejor atención por parte de los poderes públicos, a todas estas personas, que como he dicho en muchas ocasiones no son tan diferentes, simplemente tienen (tenemos) diferentes capacidades.
Muchas personas trabajamos día a día para que ellos (nosotros) estén debidamente atendidos y todos tengan la oportunidad de ser independientes, autónomos y tener una vida plena.




Asun©20 de septiembre de 2013