Seguidores

Páginas vistas en total

Mi otro blog

Espero os gusten los pequeños relatos que compartiré, así como lo que me ronde por la cabeza y me parezca importante compartir.


Ilusión

Ilusión
Que la ilusión nos acompañe todos los días del año.

lunes, 7 de enero de 2013

Mi regalo de Reyes, un viaje en el tiempo.


Día 7 de enero de 2013. Día de resacas, pero no de las resacas etílicas, sino de otro tipo. Resacas de regalos, muchos de ellos inútiles, resaca de roscones de Reyes, muchos de ellos insípidos, resacas de horas quitadas al sueño y la mayoría horas perdidas sin fruto ninguno.
Sin embargo yo he tenido el mejor de los regalos. Y no ha sido el más caro posible, ni el objeto más bonito que se pueda imaginar. Me lo ha hecho mi hija, que además me ha regalado la certeza de que los hijos escuchan las “aburridas historias” de la infancia de sus padres, las que les contamos cuando nos vemos invadidos por la nostalgia de los años perdidos en el laberinto de la memoria. Nos escuchan aunque pongan cara de desesperado tedio, aunque nos tachen de insoportables cuentistas y resoplen con las famosas frases hechas, esas de “entonces sí que lo pasábamos bien, no teníamos tanto como ahora, pero disfrutábamos de todo”.
Y hay que reconocer que tampoco era exactamente así, no teníamos casi de nada, y disfrutábamos “bastante”, todo lo que podíamos, pero para nosotros hubiéramos querido siquiera una mínima parte de lo que disponen nuestros hijos. Digamos que cada uno es fruto de su tiempo, y debe vivir y acomodarse a la época que le toque.

Y mi hija me ha regalo un viaje en el tiempo. Me transportó a mis cinco años, a mi larga melena dorada, casi siempre recogida en dos trenzas. A los domingos de pelo suelto recién lavado, incluso al dolor de los tirones al desenredarlo con el implacable peine. A las tardes acompañando a mis hermanos a la peluquería del barrio para cortarse el pelo, muy cortito, clareando casi su cabecita. Mientras el peluquero bromeaba y conseguía asustarme con sus tijeras o navaja cerca de mis trenzas diciendo que lo que de verdad le gustaría es cortarme las trenzas, ¿para qué quería yo un pelo tan largo?, y luego todos reían con ganas, todos menos yo, que me escondía entre las piernas de mi padre.

Un viaje en el tiempo conseguido solamente con abrir un tapón: el de un champú. En esto consistía el regalo, el mismo champú de entonces, el de fresa, con su aroma inconfundible, también lo había de brea, y de huevo. El mismo al que yo siempre hago alusión el champú familiar, el único que había en casa, uno para todos, en envase de litro. Y que nos dejaba esa maravilla de pelo llena de reflejos brillantes y tan lleno de vida. Se lo recuerdo cada vez que en los centros comerciales pasamos horas eligiendo sus champuses, mascarillas, suavizantes, aguas de desenredar, protectores del calor de las planchas y secadores, enjuagues alisadores, vitaminas, favorecedores del crecimiento, baños de color, etc.

Toda la mañana del día de Reyes la pase abriendo y aspirando el aroma de fresa de mi champú, ni siquiera sabía que siguiera a la venta, aún.
Y con la certeza además de que nuestros hijos sí que oyen, asimilan, entienden y respetan todo lo que les contamos, e incluso lo guardan para sí como un tesoro.

Esto era este champú para mi hija: un trocito del tesoro de la vida de su madre.


Asun® 7 de enero de 2013

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho tu relato. A veces con pequeñas cosas que felices nos hacen quienes nos quieren.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es un pequeño detalle, un aroma, y se hace realidad un sueño.
      Espero que este año nos depare muchos sueños cumplidos.
      Besos

      Eliminar

MUCHAS GRACIAS POR VUESTRAS PALABRAS.