Seguidores

Páginas vistas en total

Mi otro blog

Espero os gusten los pequeños relatos que compartiré, así como lo que me ronde por la cabeza y me parezca importante compartir.


Ilusión

Ilusión
Que la ilusión nos acompañe todos los días del año.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Cincuenta y tres

      ¡Cuánta fuerza y qué poca puntería! Era lo que me decía mi padre, cada vez que despachaba a algún mozo con cajas destempladas. Siempre fui tan temperamental como impetuosa. Para bien o para mal, invertía el orden de los factores. Primero actuaba, luego pensaba y el resultado si que alteraba el producto. Con los años aprendí a contar, hasta diez, hasta cincuenta, me volví dócil, pacientemente sumisa. En boca de los demás, simplemente con él encontré la horma de mi zapato. Hasta hoy.

      Cincuenta y uno, cincuenta y dos… suficiente, se acabó. O lo mato yo, o tendré que morir en sus brazos.

Asun©16/09/15

8 comentarios:

  1. Ala nos dejas en ascuas queremos segunda parte. Abrazos y suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo había pensado, pero es una idea.
      Gracias Manuel por tu visita y comentario.
      Abrazos

      Eliminar
    2. Buen REC. Dicen que hay que contar hasta diez a veces antes de precipitarse, pero a veces hacen falta más números, y otras no hay números suficientes.
      Un saludo

      Eliminar
    3. Perfecto resumen de la idea de este micro.
      Un placer tu visita.
      Saludos

      Eliminar
  2. Me gusta mucho como has planteado el tema... y como muestras la transformación del personaje para acabar en ese final que como dice Montesinos, te pide más. Muy bueno. Felicidades y mucha suerte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Antonio siempre tan generoso en tus comentarios. Quizá se me quedaron cortas las cien palabras, quizá lo retome.
      Un besazo

      Eliminar
  3. Gracias Belén, estoy preparando unos cuentos que ya te comentaré.
    Besos.

    ResponderEliminar

MUCHAS GRACIAS POR VUESTRAS PALABRAS.