Seguidores

Páginas vistas en total

Mi otro blog

Espero os gusten los pequeños relatos que compartiré, así como lo que me ronde por la cabeza y me parezca importante compartir.


Ilusión

Ilusión
Que la ilusión nos acompañe todos los días del año.

martes, 13 de octubre de 2015

Cumpleaños

   
      El puñetero ojo de la cerradura era demasiado pequeño. No conseguí ver nada. Pero los ruidos procedentes del cuarto eran suficientemente reveladores. Traqueteo de muelles, gemidos y hasta algún gritito sofocado.  Me fui de casa no dando crédito. No podía ser. No, él no, jamás. Y menos el día de mi cumpleaños.
     Volví ya muy entrada la noche, con mil mensajes y otras tantas llamadas ignoradas. Él me esperaba y parecía preocupado de veras, entonces vi una caja que se movía, rodeada de un gran lazo rosa. Dentro mi regalo, que jadeaba y daba grititos agudos.
— No sabes la pelea que tuvimos hasta que lo conseguí meter ahí.

6 comentarios:

  1. Y es que a veces nos ponemos el barro antes de que nos pique el tábarro. ¡Mal pensados que somos!!!
    Besicos muchos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así somos todos antes pensamos mal y crucificamos al prójimo, en lugar de buscar una explicación lógica.
      besos también

      Eliminar
  2. jajajaja pues la verdad que es inquietante si hay rapto de por medio.. o lo entendí mal??
    besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada raro, un novio enamorado y una novia celosilla.
      Besos

      Eliminar
  3. Jajajaajaja, bueno creo que al perrito (doy por hecho de que ese era el regalo) no le hacía mucha gracia meterse en esa caja, pobrecillo, y lo que tuvo que aguantar ahí dentro mientras ella volvía a casa tras un berrinche por ser una mal pensada.
    Muy divertido, Asun, me has sacado una sonrisa. Mil besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii era un perrito, pero la novia tan desconfiada, se llevó un tonto disgusto. Cosas que pasan.
      Besísimos para ti, Delma.

      Eliminar

MUCHAS GRACIAS POR VUESTRAS PALABRAS.